La celiaquía es una enfermedad autoinmune provocada por la intolerancia al gluten que hace que cuándo los celiacos ingerimos esta proteína las vellosidades de nuestro intestino se dañen pudiendo llegar a atrofiarse. La celiaquía requiere de predisposición genética y es una enfermedad crónica incurable, que se tiene o no se tiene. Una persona no es más celiaca que otra, así que a la pregunta de ¿cómo de celiaco eres? hay que contestar que no existen grados de celiaquía, pero sí es cierto que hay distintos tipos de celiaquía.

Es una de las preguntas frecuentes cuando comemos en un restaurante en el que no conocen demasiado la celiaquía, y es una pregunta que de hecho significa que no deberíamos comer en ese restaurante, porque es información básica, la persona con celiaquía no puede tomar nada de gluten independientemente de si sus reacciones son más o menos fuertes, inmediatas o se producen horas más tarde, nos afectan a la piel, al aparato digestivo o provoca en nosotros alguna de las múltiples manifestaciones extradigestivas de la celiaquía. Los grados de celiaquía no existen y es importante que aquellos que trabajan en los restaurantes lo sepan, pero también lo tenemos que saber nosotros.

La persona que es celiaca lo es con todas sus consecuencias y no lo es más ni menos que otra persona con celiaquía

En muchas ocasiones me han planteado esta pregunta justificándose con experiencias anteriores en las que personas celiacas accedían a comer platos contaminados “con poco gluten”. Es una irresponsabilidad no sólo para el celiaco que se la juega tomando alimentos contaminados, sino también para el resto del colectivo que cuando se niega a comer algo que puede estar contaminado se enfrenta a la típica mirada de desaprobación por parte del personal que nos consideran histéricos y maniáticos.

Te puede interesar: Clasificación Marsh, los grados de lesión del intestino en celiacos

Tenemos que reaccionar así porque con nuestra salud nadie debería jugar. Por eso es importante que quede claro que la persona que es celiaca lo es con todas sus consecuencias y no lo es más ni menos que otra persona con celiaquía. Así que por favor, desterremos ese mito sobre la celiaquía tan extendido: en la enfermedad celiaca no hay grados. Los grados de los que se habla en la celiaquía son los de lesión del intestino, clasificados por el experto británico Michael N. Marsh y conocidos como la clasificación Marsh.

Pero sí hay distintos tipos de celiaquía.

1. Celiaquía Subclínica o asintomática: Se da en aquellas personas que no presentan síntomas, pero igualmente presentan las vellosidades intestinales con atrofia y todas las pruebas son positivas. Es un problema importante porque muchas veces estas personas, al no sentir síntomas, tienden a saltarse la dieta más frecuentemente, o a sufrir contaminaciones involuntarias sin ser conscientes y quizás abusar de esos productos que en realidad están causando un gran daño a su intestino. En muchas ocasiones los celiacos asintomáticos son diagnosticados cuando se realiza un análisis genético a la familia de un celiaco diagnosticado. Y es que los familiares de primer grado de un celiaco son uno de los principales grupos de riesgo de la celiaquía. 

2. Celiaquía clásica o sintomática:  Es la más habitual y la que se suele diagnosticar frecuentemente. Se trata de una celiaquía que se diagnostica evidentemente en individuos con predisposición genética y atrofia de las vellosidades. Los síntomas de las personas con este tipo de celiaquía varían, desde los vómitos a la diarrea, los problemas en la dermis, etc. A día de hoy son más habituales las manifestaciones extradigestivas de la enfermedad celiaca que las digestivas. 

3. Celiaquía potencial: Se dice que una persona la padece cuando a pesar de contar con una genética positiva, no presenta daños en la mucosa intestinal, es decir, su biopsia no es compatible con la EC. Son celiacos potenciales que pueden llegar a desarrollar la enfermedad o no. También es habitual en las familias con algún celiaco.

4. Celiaquía latente: Quizás la más extraña a la hora del diagnóstico. Se trata de pacientes que consumiendo gluten no tienen síntomas y tienen una mucosa intestintal normal. Hay dos variantes, aquellos diagnosticados en la infancia que se recuperan con la dieta sin gluten permaneciendo después en estado subclínico; y aquellos que previamente han tenido una mucosa intestinal normal y después desarrollan la enfermedad. Es poco habitual y realmente difícil de diagnosticar. En algunas ocasiones las personas que ingieren gluten de nuevo y no manifiestan síntomas tienden a pensar que se han curado, pero esto no es correcto, la celiaquía es crónica y no se cura, sólo se trata y únicamente con dieta sin gluten. 

5. Celiaquía Refractaria: La enfermedad celiaca refractaria suele ser más habitual en celiacos diagnosticados a partir de los 50 años. Se sospecha que sólo entre un 5 y un 30% de los celiacos la padecen y se traduce normalmente en que a pesar de la dieta sin gluten los problemas intestinale

Tipos de celiaquía

Tipos de celiaquía

s siguen manifestándose. Es quizás la variante más grave de la celiaquía, sobre todo si hablamos de refractaria tipo 2, aquel subtipo en el que los pacientes pueden desarrollar más fácilmente un linfoma. Es importante recordar por tanto, que si una persona celiaca no mejora con la dieta sin gluten debe acudir a su médico.

Hago la dieta sin gluten y no mejoro

El único tratamiento eficaz a día de hoy para la celiaquía es la dieta sin gluten estricta y de por vida. Cuando un celiaco es diagnosticado debe ponerse inmediatamente a dieta para que la recuperación comience lo antes posible, sin embargo ésta no es rápida.

Las vellosidades intestinales pueden tardar hasta dos años en recuperarse totalmente, aunque evidentemente los síntomas de la enfermedad comenzarán a remitir semanas o meses después del inicio de la dieta. Sin embargo en ocasiones este proceso puede ser más lento y es entonces cuando debemos acudir a un especialista.

Te puede interesar: Linfoma intestinal asociado a la celiaquía

El objetivo de esta visita médica es descartar la celiaquía refractaria, el tipo menos habitual de la enfermedad, pero también comprobar que la dieta se está realizando de forma correcta. No realizar transgresiones ya sean voluntarias o involuntarias es fundamental ya que se lesionará de nuevo el intestino y aparecerán de nuevo los síntomas comunes de la contaminación por gluten. Sobre todo tenemos que tener cuidado fuera de casa y también cuando vamos a casa de familiares y amigos a los que debemos aconsejar sobre cómo cocinar sin gluten

También es posible que la mejora no se produzca por el abuso de productos elaborados específicamente sin gluten, que pueden contener hasta un máximo de 20 ppm de gluten y que si se consumen muy habitualmente se acumulan y pueden llegar a dañar el intestino y a provocar los síntomas ya mencionados.

¿Qué es el gluten?

Te lo contamos.

 

Fuente: FACE / Celicidad

 

 

Lecturas recomendadas

Fuente: FACE (Federación de Asociaciones de Celiacos de España).


 logo-celi-peque

¿Aún no tienes nuestra app? Descárgate ya la app de Celicidad. Comer sin gluten. Sumamos ya más de 2.100 restaurantes sin gluten en todo el país.