La biopsia intestinal es una de las pruebas más relevantes para diagnosticar celiaquía. De hecho cuando existen dudas diagnósticas, la biopsia intestinal suele tener la última palabra. Los expertos recomiendan someterse a la biopsia intestinal para comprobar el grado de lesión de intestino independientemente de que la celiaquía ya esté confirmada, excepto en niños. Aunque es una prueba fundamental, en ocasiones puede presentar también dudas para los expertos a la hora de dar un diagnóstico concluyente. Es importante recordar que el diagnóstico de celiaquía depende de diferentes pruebas y una lectura pormenorizada de la historia clínica del paciente. 

La biopsia intestinal

La biopsia intestinal es una prueba consistente en la extracción de un pequeño trocito de la zona más superficial del intestino para detectar y analizar posibles alteraciones en la forma del mismo y en sus células. A día de hoy es una de las pruebas más importantes para diagnosticar celiaquía, aunque en ocasiones otras pruebas la pueden confirmar (especialmente en niños). Así y todo los expertos recomiendan realizarla aunque la celiaquía esté confirmada para identificar el grado de lesión del intestino propio de los celiacos, determinado por la clasificación Marsh, como explica la guía 0 Gluten.

A pesar de que la biopsia intestinal es una prueba invasiva, no es dolorosa ya que se somete a sedación al paciente. La prueba, que forma parte del estudio histológico de la enfermedad celiaca,  consiste en introducir un endoscopio, un tubo flexible, por la boca del paciente y recoger unas muestras para analizar. Los expertos recomiendan que se tomen en concreto tres muestras de la segunda o tercera porción del duodeno, la parte del intestino delgado que une el estómago con el yeyuno,  y una muestra del bulbo, la primera sección del duodeno. El procedimiento puede durar entre 30 y 45 minutos.

 

Biopsia intestinal para diagnosticar celiaquía

La biopsia intestinal es una prueba fundamental para diagnosticar celiaquía, tal y como hemos visto, aunque es fundamental para el diagnóstico de celiaquía tener en cuenta el resto de pruebas de la celiaquía, como explica la guía  0 Gluten.  El patólogo, con las muestras intestinales, deberá estudiar la inflamación de esa zona y examinar el número de linfocitos intraepiteliales que determinan el grado de lesión del intestino en caso de que lo hubiese. El grado de lesión viene determinado por la clasificación Marsh.  Es importante diferenciar el grado de lesión del intestino de los grados de celiaquía, ya que éstos últimos no existen. Todos los celiacos son iguales, y  aunque no la ingesta de gluten no produzca síntomas externos o estos sean leves, el gluten daña siempre el intestino de un celiaco. Por este motivo la dieta sin gluten ha de ser siempre estricta.

vellosidades intestinales

Antes de la biopsia es necesario seguir unas pautas determinadas por el médico y relacionadas con la dieta. Con el objetivo de limpiar el intestino para que se pueda ver lo mejor posible, el proceso comenzará entre dos y tres días antes con una dieta que el médico establecerá. Además para la prueba es imprescindible estar en ayunas y no haber ingerido ningún tipo de alimento en las ocho horas anteriores a la prueba. 

Otra de las recomendaciones a tener en cuenta es que no se debe dejar de tomar gluten antes de la biopsia, ya que los resultados pueden ser falseados. Esta parte de la prueba es fundamental y en muchos casos es complicada, ya que muchos pacientes con síntomas externos severos tienden a eliminar el gluten de la dieta antes de la biopsia y por tanto ésta no tendrá validez.

Biopsia intestinal compatible con celiaquia

Tras el análisis de la muestra extraída y el recuento de linfocitos, el patólogo podrá obtener un resultado que determinará si hay compatibilidad con enfermedad celiaca o no. El recuento de linfocitos arroja información sobre el grado de lesión intestinal que se clasifica siguiendo el criterio creado por el patólogo británico Michael N. Marsh, como explica la guía 0 Gluten.

-Grado de lesión 1. La estructura de las vellosidades no está alterada pero el número de linfocitos intraepiteliales (IELs) es superior al 25%. Es la más habitual en celiacos adultos, pero el grado Marsh 1, no siempre indica una enfermedad celiaca, sino que también puede ser originada por otras enfermedades, aunque la celiaquía es la más habitual. 

-Grado de lesión 2. La estructura de las vellosidades es normal, pero contiene criptas hiperplásicas (situadas en la base de las vellosidades), así como linfocitosis intraepiteliales en un número superior.

-Grado de lesión 3. Presenta un aumento del número de IELs, la hiperplasia de las criptas y atrofia de vellosidades. Esta se subdivide para distinguir el grado de atrofia en las vellosidades en parcial (3a), subtotal (3b) y total (3c).

Biopsia intestinal en niños

Los síntomas de la celiaquía en niños pueden llevar a una sospecha clínica por parte del pediatra. La primera prueba a la que son sometidos es la serología. En este análisis los anti- péptidos deamidados de la gliadina son muy eficaces para diagnosticar celiaquía cuando se trata de niños menores de tres años, tal y como explica el experto en celiaquía, el Dr. Rodrigo en esta entrevista concedida a CELICIDAD.

biopsia intestinal

Cuando los síntomas son muy evidentes (hinchazón, diarreas, baja talla, bajo peso, irritabilidad…), hay genética compatible con la celiaquía y los anticuerpos de la serología han dado positivos, muchos expertos recomiendan evitar la biopsia en niños por el carácter invasivo de la prueba.

Hace unos meses la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN) ha publicado unas nuevas recomendaciones para el diagnóstico de la Enfermedad Celiaca tanto en niños como en adolescentes que permite en ciertos casos obviar la biopsia intestinal.  Las nuevas recomendaciones establecen que en algunos casos de niños con síntomas y unos datos analíticos concluyentes (anticuerpos antitransglutaminasa muy elevados junto con anticuerpos antiendomisio positivos y HLA de riesgo), realizados en laboratorios expertos, el gastroenterólogo pediátrico podría establecer un diagnóstico de Enfermedad Celiaca sin la obligatoriedad de realizar una biopsia.

A día de hoy se están llevando a cabo distintos estudios para comprobar si este criterio diagnóstico puede resultar seguro.

Por otro lado cuando la biopsia es necesaria, el método en niños suele ser diferente.  Se introduce a través de la boca un hilo que lleva en su extremo una cápsula con una pequeña pinza para coger la muestra del intestino. Una vez que es recogida la muestra, el hilo se extrae tirando del mismo. Es un método menos invasivo para los pequeños, ya que el tubo de la endoscopia es de mayor grosor. 

Hay más excepciones que evitarían la biopsia intestinal, como son las personas que padecen dermatitis herpetiforme, la expresión de la celiaquía en la piel, como recoge la guía 0 Gluten.  En este caso bastaría con una biopsia de la piel para confirmar que se trata de la dermatitis herpetiforme y por tanto estamos ante una celiaquía, aunque los expertos recomiendan biopsia intestinal para comprobar el grado de lesión intestinal, como explica la experta en Dermatitis Herpetiforme, la Dra. Paloma Borregón.

La biopsia intestinal confirmaría o descartaría la celiaquía, y en caso afirmativo habría que empezar la dieta sin gluten cuanto antes. Los síntomas de la celiaquía comenzarán a remitir en unos meses, pero la recuperación de las vellosidades intestinales siempre lleva más tiempo y puede tardar hasta dos años en una regeneración completa, responde el Dr. Molina a la pregunta ¿cuánto tiempo tarda un celiaco en recuperarse? Si, por otro lado, se han desarrollado ya enfermedades asociadas con la celiaquía, como recoge la guía 0 Gluten, es posible que estas también mejoren con la dieta sin gluten.