Los grupos de riesgo de enfermedad celiaca están constituidos por personas que cumplen determinadas características y que debido a ellas tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad celiaca, aunque no presenten síntomas. Es muy importante que los profesionales de la salud tengan en cuenta esta situación ya que a día de hoy el infradiagnóstico de enfermedad celiaca sigue siendo muy elevado (entre el 75 y el 80%). En esta info veremos los grupos de riesgo de celiaquía y las pruebas a las que se deben someter a estas personas para saber si han desarrollado o no la enfermedad celiaca.

El principal grupo de riesgo de enfermedad celiaca son los familiares de primer grado de una persona con celiaquía, es decir, padres, hermanos e hijos del celiaco. Según explica la Dra. Polanco y la Dra. Carmen Ribes, en el documento Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP, «los familiares de primer grado de una persona celiaca constituyen un grupo de riesgo elevado en el que la prevalencia de la enfermedad celiaca está entre el 10 y el 20%. Clínicamente pueden permanecer asintomáticos o con formas clínicas de expresión leve.

Además de los familiares de primer grado son también grupo de riesgo algunas enfermedades autoinmunes, especialmente la tiroiditis autoinmune (Hipotiroidismo de Hashimoto) y la Diabetes Tipo I.

«La prevalencia de la Tiroiditis de Hashimoto en celiacos puede llegar al 10%, es decir, por cada 100 celiacos, 10 pueden tener esta patología», apunta la Dra. África Villarroel, endocrinóloga y autora del Blog Cómo entender a tu endocrino. «Por esta razón, merece mucho la pena realizar un despistaje periódico en estos pacientes, así como realizar un despistaje de disfunciones tiroideas de origen autoinmune en personas celiacas».

También la Dietista-Nutricionista, especialista en Hipotiroidismo de Hashimoto, Montse Reus, apunta que «cuando una persona tiene celiaquía, tienen que mirarle sí o sí los anticuerpos tiroideos. Y al revés. Hay una clara relación entre ambas patologías», señala.

Con respecto a la Diabetes Tipo I también existe una clara relación con la celiaquía, y son muchos los paciente que conviven con las dos patologías autoinmunes. Según el Dr. Vaquero, del Hospital de León, «entre un 3 y un 8% de los pacientes con Diabetes Tipo I presentan también enfermedad celiaca», por lo que es recomendable cuando debuta una de las dos enfermedades hacer un seguimiento por si con el tiempo llega a desarrollarse la otra o por si ya se ha desarrollado.

El Déficit selectivo de IgA es otra condición de riesgo y según la Dra. Polanco en el ya mencionado documento, «aproximadamente el 4% de los pacientes celíacos presentan además un déficit selectivo de IgA». Es la inmunodeficiencia más común y normalmente es hereditaria.

Junto con estas afecciones, encontramos también síndromes cromosómicos considerados grupos de riesgo: Síndrome de Down, Síndrome de Turner y Síndrome de Williams.

En Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica SEGHNP-AEP, la Dra. Polanco y la Dra. Ribes también señalan la enfermedad hepática como un grupo de riesgo. «La elevación de transaminasas es un hallazgo frecuenet en pacientes celiacos activos, debiéndose controlar su paulatina normalización después de iniciar una dieta sin gluten». Y es que hay numerosos estudios que muestran relación entre problemas de hígado y enfermedad celiaca.

En este documento, las expertas mencionan otros grupos de riesgo y enfermedades asociadas como el Síndrome de Sjögren, la Enfermedad de Addison, el Lupus eritematoso sistémico, la artritis reumatoide, la psoriasis, el vitíligo y la alopecia areata.

Apuntan también las especialistas trastornos neurológicos como síndromes cerebelosos, epilepsia y calcificaciones y encefalopatía progresiva.

¿Qué pruebas deben hacerme si soy grupo de riesgo de celiaquía?

Entre un 75 y un 80% de las personas con celiaquía están sin diagnosticar por lo que es importante que los profesionales tengan en cuenta los grupos de riesgo de enfermedad celiaca porque puede haber celiacos en ellos que permanezcan asintomáticos o con sintomatología leve.

Desde la Asociación de Celiacos y Sensibles al Gluten de Madrid, nos explican las recomendaciones que deben seguir los profesionales con las personas que constituyen estos grupos de riesgo de celiaquía.

«Es aconsejable que estas personas sigan un control analítico de anticuerpos IgA antitransglutaminasa en sangre de manera periódica, cada 2-3 años, aunque no presenten síntomas», señalan. Se trata de la serología de anticuerpos de celiaquía, normalmente la primera prueba que suele pedirse cuando existe sospecha por parte del profesional médico. Esta prueba se hace normalmente desde la Atención Primaria.

Si el resultado de esta prueba es positivo, aunque el paciente no presente síntomas compatibles con enfermedad celiaca, se deberán poner en marcha el resto de pruebas diagnósticas de la celiaquía para confirmarla o descartarla.

Por otro lado, si el resultado de los anticuerpos es negativo, normalmente se descarta la enfermedad celiaca en ese momento (aunque si hay riesgo genético puede presentarse más adelante). Sin embargo, hay pacientes que pueden presentar una celiaquía seronegativa, es decir, no elevar anticuerpos. En caso de que haya una «sospecha clínica elevada» los anticuerpos negativos no descartarían la enfermedad y habría que seguir haciendo pruebas, explica el Dr. Montoro, presidente de la Sociedad Española de Enfermedad Celiaca.

Si los anticuerpos son negativos y no hay sospecha clínica, » no sería necesario hacer ninguna otra prueba hasta la siguiente revisión o bien hasta el momento en que se presentasen síntomas de sospecha si ocurre antes de la revisión periódica programada», explican desde la ACySG.

De manera paralela, «existe la posibilidad de realizar el estudio genético de celiaquía. Un resultado negativo descarta la enfermedad celíaca casi con total certeza y ya no sería necesario realizar ningún control. Si el resultado es positivo, habría que proceder con los controles periódicos mencionados anteriormente». apuntan desde la asociación madrileña.