El Dr. Sergio Farrais, es especialista en Aparato Digestivo y Enfermedad Celiaca y es el responsable de la Unidad de Enfermedad Celiaca de la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid. El pasado 7 de junio, explicó a los micrófonos del programa Celiacos en Directo, uno de los grandes problemas que viven a día de hoy en la consulta del especialista: «llegan pacientes que ya realizan la dieta sin gluten antes de haber hecho las pruebas y así el diagnóstico es mucho más complicado y lento», apuntó el especialista.

El experto comenzó hablando de la importancia de que se entienda la enfermedad celiaca como una «enfermedad sistémica, no solo es un problema digestivo, sino que nos encontramos con que la celiaquía en adultos cursa muy a menudo con síntomas extradigestivos, desde problemas en la piel como la dermatitis herpetiforme, problemas ginecológicos asociados a celiaquía, anemia ferropénica, etc», señaló.

«La principal causa de anemia por malabsorción es la celiaquía»

El Dr. Farrais hizo hincapié en la necesidad de llevar una dieta sin gluten estricta, sin trazas y contaminaciones, en todo momento «aunque se tengan pocos síntomas digestivos». Y es que si no se hace correctamente la dieta sin gluten, pueden aparecer «consecuencias más complicadas. La más temida es el linfoma intestinal, que aunque es poco común es algo que existe y que debe ser tenido en cuenta. Las consecuencias pueden ser múltiples, un celiaco que no hace correctamente la dieta tendrá daño intestinal lo que provocará malabsorción, puede dar lugar a una falta de calcio que le cause una osteoporosis, malabsorción de otros nutrientes que den lugar a problemas en la piel… o la aparición de otros fenómenos autoinmunes que pueden dar lugar a otras enfermedades a largo plazo».

El experto insistió en la necesidad de informarse para poder hacer correctamente la dieta. «Sabemos que al principio no es fácil, pero la única enfermedad autoinmune cuya factor desencadenante conocemos, es la celiaquía y la única cuya solución es una dieta es la celiaquía y eso es una ventaja», señaló.

El Dr. Farrais junto con Lorena Pérez, de Celicidad y Mario Sánchez, director del programa y presidente de la Asociación Celicalia.

«En los últimos años se ha concienciado mucho a la población sobre la necesidad de hacer bien la dieta sin gluten. En nuestra unidad, tenemos la suerte de contar con Dietistas-Nutricionistas para ayudarles y apoyarles para que entiendan cómo hacer la dieta correctamente. Pero es importante dejar claro que la dieta sin gluten debe hacerse siempre tras el diagnóstico, con las correspondientes pruebas».

Celiaquía Seronegativa

El nuevo Protocolo de Diagnóstico Precoz de Enfermedad Celiaca, publicado por el Ministerio de Sanida de España en mayo de 2018 define la celiaquía seronegativa -celiacos que tienen anticuerpos negativos-. El Dr. Farrais explicó las razones por las cuáles esos anticuerpos pueden ser negativos: «en ocasiones el paciente ha dejado ya el gluten antes de someterse a las pruebas de diagnóstico de la celiaquía; en otros casos ya hay un celiaco en la familia y en esa casa se come casi todo sin gluten por lo que esa persona está menos expuesta a la proteína, o si toma inmunosupresores, también podría hacer que esos anticuerpos no elevasen. Pero los anticuerpos son muy sensibles y específicos», explica Farrais. Por otro lado, señala, «si un paciente consume gluten de forma normal y hay una alta sospecha clínica de celiaquía, y los anticuerpos son negativos, hay que hacer más pruebas para descartarla por completo«.

Farrais describió dos tipos de enfermedad celiaca seronegativa:

  • Celiacos que han eliminado el gluten de la dieta y no elevan anticuerpos
  • Celiacos que tienen tanto daño intestinal que no son capaces de producir anticuerpos

En este punto el especialista destacó que «uno de los problemas que observan hoy en la consulta, es el elevado número de pacientes que llegan sospechando que son celiacos y ya han empezado la dieta sin gluten. En este caso hay que realizar una reintroducción del gluten para someterle a las pruebas diagnósticas y salir de dudas y eso complica mucho el diagnóstico. Mucha gente elimina el gluten porque considera que tiene que esperar mucho por las pruebas, pero si lo eliminan antes de tiempo el proceso será aún más largo y complicado y es fundamental tener un diagnóstico certero. No es lo mismo ser celiaco, que ser sensible al gluten y es necesario saberlo al 100%».

Farrais indicó que aunque la sensibilidad al gluten no celiaca es «relativamente joven, no hemos visto aún que los sensibles tengan daños en un largo plazo, es decir, no van a desarrollar un linfoma, no van a tener otras enfermedades autoinmunes a causa de esa sensibilidad».

El Dr. Farrais también habló de la importancia de la prueba genética de celiaquía, del screening a los familiares de primer grado, grupo de riesgo de enfermedad celiaca y de la celiaquía refractaria, un tipo de celiaquía poco común, pero de peor pronóstico.

Puedes ver la entrevista completa con el Dr. Farrais, en Celiacos en Directo, el programa de Celicalia que se emite desde la tienda Maná de Madrid.