La permeabilidad intestinal es un fenómeno por el que la pared de nuestro intestino funciona como una barrera selectiva que permite el paso y la absorción de los nutrientes, a la vez que bloquea el paso de aquellas sustancias que pueden ser dañinas. De forma natural nuestro intestino es semipermeable, pero cuando esta permeabilidad se altera puede dar lugar a diversas patologías autoinmunes, inflamatorias, etc. En la actualidad muchos estudios se están centrando en la relación entre la permeabilidad intestinal y la celiaquía. 

¿Las alteraciones en la permeabilidad intestinal podrían ser la causa de la celiaquía? A día de hoy seguimos sin saber qué es lo que origina la enfermedad celiaca a pesar de que hay diversas líneas abiertas, pero la denominada permeabilidad intestinal aumentada podría estar involucrada en este proceso y son varios los estudios que se centran en esta relación.

El epitelio del intestino delgado, es decir, las paredes del intestino, repletas de células, tienen una doble función: por un lado se encargan de la absorción de nutrientes y por el otro deben actuar como barrera selectiva frente a posibles patógenos. La permeabilidad intestinal es la propiedad que tienen esas células y las uniones de estas,  de permitir el paso a diferentes macromoléculas e impedir el paso a aquellas que son potencialmente dañinas, es una permeabilidad “selectiva”. La permeabilidad intestinal puede verse alterada, en ocasiones por defecto y en otras por exceso y estas alteraciones dan lugar a diferentes trastornos y enfermedades autoinmunes, sistémicas, etc.

permeabilidad intestinal y celiaquia

La permeabilidad intestinal es sencilla de comprender. En las paredes intestinales están las células y estas se unen a otras en las denominadas uniones estrechas intercelulares. Y esas uniones son las que regulan la permeabilidad. Cada vez es más común encontrar personas con el denominado síndrome de hipermeabilidad intestinal o permeabilidad intestinal aumentada. En estos casos se produce una inflamación en las paredes intestinales y por tanto esas uniones estrechas intercelulares aumentan permitiendo así el paso de potenciales sustancias dañinas al flujo sanguíneo. Con estas sustancias transportadas por todo el cuerpo a través de la sangre, el sistema inmunológico comienza a reaccionar para defenderse de esos “enemigos” provocando diferentes síntomas, como explica el Dr. Alessio Fasano.

La permeabilidad intestinal aumentada está presente en numerosas enfermedades desde Crohn, espondilitis anquilosante, asma, patologías dermatológicas crónicas hasta enfermedad celiaca.

Permeabilidad intestinal aumentada y celiaquía pueden guardar una estrecha relación, como apuntan las investistigadoras del Laboratorio Inmunogenética, UPV-EHU, Amaia Jauregi-Miguel y Ainara Castellanos-Rubio en un artículo de la Federación de Asociaciones de Celiacos de España. “En un principio se creía que este aumento de la permeabilidad intestinal en celiacos se debía a la respuesta inflamatoria al gluten, pero los últimos estudios científicos sugieren que los pacientes  podrían mostrar una permeabilidad intestinal aumentada incluso antes del desarrollo de la enfermedad. Además, se ha observado que la permeabilidad intestinal puede estar afectada incluso en algunos familiares asintomáticos de los pacientes. Todo ello nos lleva a pensar que la causa del mal funcionamiento de las uniones estrechas puede ser de origen genético y que los celiacos pueden estar genéticamente predispuestos a mostrar una permeabilidad intestinal aumentada”. 

Las investigadores estudian el papel que desempeñan un conjunto de genes en concreto que aparecen en las uniones estrechas de las células antes incluso de desarrollar la enfermedad celiaca, y que podrían indicar que existe una mayor predisposición a ser celiaco. De ahí que pueda intuirse, aunque no confirmarse, que la celiaquía esté vinculada también a esa permeabilidad intestinal aumentada y que en ello tenga un papel muy importante de nuevo la genética.

Síntomas y consecuencias de la Permeabilidad Intestinal Aumentada

La permeabilidad intestinal aumentada o también conocida como el “síndrome de intestino agujereado”, puede dar lugar a diferentes afecciones de todo tipo. Las más descritas son las siguientes:

-Problemas cutáneos, como eccema, urticaria, etc.

-Síndrome de Fatiga crónica (en estudio)

-Problemas digestivos como distensión, diarrea, estreñimiento, colon irritable, colitis ulcerosa, enfermedad de Chron.

-Desarrollo de enfermedades autoinmunes como psoriasis, artritis reumatoide, tiroiditis de Hashimoto, diabetes tipo 1 etc.

Origen de la Enfermedad Celiaca

La enfermedad celiaca es una enfermedad de base autoinmune, crónica y sistémica provocada por el gluten en individuos predispuestos genéticamente. Es una de las pocas enfermedades autoinmunes cuya elemento “detonante” sí se conoce, el gluten, sin embargo se desconoce por qué razón el gluten en las personas celiaca provoca una reacción descontrolada del sistema inmunitario.

permeabilidad intestinal y celiaquia

Y es que cuando un celiaco ingiere gluten, esto provoca la reacción del sistema inmunitario que “confunde” al gluten con un enemigo y se defiende del mismo provocando daños en las vellosidades intestinales que dejan de absorber nutrientes y con el tiempo pueden llegar a atrofiarse totalmente. Todo este proceso puede dar lugar a una serie de síntomas digestivos, síntomas extradigestivos e incluso puede tratarse de una celiaquía asintomática, sin síntomas externos pero con daño intestinal, algo que es fundamental atajar para que no aparezcan las consecuencias más graves de una celiaquía sin diagnosticar, como es el linfoma intestinal.

A día de hoy a pesar de que existen distintas vías de investigación, se sigue desconociendo el origen de la enfermedad celiaca, por lo que sigue siendo una enfermedad crónica, sin cura, pero con un tratamiento eficaz, la dieta sin gluten estricta.