Viajar sin gluten es cada vez más sencillo, aunque es cierto que hay una serie de precauciones que hay que tener en cuenta siempre que salgamos de casa, sobre todo si lo hacemos con niños. En CELICIDAD lo de viajar sin gluten lo llevamos haciendo un montón de años, así que os dejamos las claves para que podáis disfrutar al máximo de estos días de descanso.

Llega el buen tiempo y cualquier excusa es buena para salir de casa, descubrir nuevos lugares y por supuesto disfrutar del sol, de los amigos, de la familia y hacerlo con toda la tranquilidad del mundo. Eso sí, la celiaquía nos obliga a ser un poco más previsores y tener en cuenta ciertos aspectos importantes que nos garantizarán que viajar sin gluten salga perfecto. Y es que no debemos realizar una fase más profunda de investigación de nuestro destino que ahora os vamos a explicar.

Y recordad, la celiaquía no debe poneros límites para hacer una vida totalmente normal. Muy a menudo nos escriben papás que nos explican que tras el diagnóstico de su pequeño o pequeña, han decidido no tomarse vacaciones hasta conocer un poco más a fondo todo lo que supone la celiaquía y la dieta sin gluten. Es una opción respetable, pero desde Celicidad siempre aconsejamos hacer las cosas tal cual las hacíamos antes del diagnóstico. Con información y con el kit indispensable del celiaco de vacaciones, no tenemos porqué quedarnos en casa.

1- Organización. Viajar sin gluten siempre es mejor cuando podemos organizar el viaje a fondo, así que mucho mejor decidir con tiempo el destino. Eso nos permitirá estudiar la zona para ver qué opciones sin gluten tenemos. Y cuando hablamos de opciones, nos referimos tanto a supermercados, tiendas específicas para nosotros y por supuesto restaurantes sin gluten. Es fundamental tener muy claro en dónde vamos a poder comer y en dónde no una vez lleguemos al destino. Tratar de informarnos ya en en nuestro lugar de vacaciones y sobre la marcha puede resultar arriesgado. Además imaginaros que el primer día comemos en un restaurante equivocado..y ya nos tiramos todas las vacaciones regular… No merece la pena, ya sabéis que saltarse la dieta sin gluten siempre tiene consecuencias. 

2- Celicidad. Para viajar sin gluten en España, no tenéis ningún problema. Sólo tenéis que descargaros nuestra app Celicidad con más de 2.200 establecimientos sin gluten en todo el país. Nuestra app permite buscar por localidad, ciudad y provincia. Permite conocer las características de cada establecimiento, saber qué tipo de comida ofrece, si tiene cerveza, pan, postres, si han recibido formación de alguna asociación…etc. Además permite la búsqueda por cercanía y navega hacia el lugar elegido. Una vez allí sólo tienes que sentarte y disfrutar. Y después, valorar el restaurante en función de la experiencia. Es así como hemos elaborado los rankings de mejores restaurantes que podéis encontrar en este enlace. En nuestra app incluimos restaurantes que han recibido formación por parte de las distintas asociaciones, pero también incluimos aquellos restaurantes que sin tener acuerdos con las asociaciones, ofrecen un servicio excelente a los celiacos.

Infografía Restaurantes

En el restaurante siempre es importante recordar al personal que tienen un cliente celiaco a la mesa, y asegurarse de que saben atendernos correctamente.

3- Bolsas para tostar pan. En el mundo del pan sin gluten hay muuuchas opciones, cada vez más, y cada vez mejores. Pero nuestro pan, con el paso de los días, se estropea un poco y requiere ser tostado, calentado o cualquier otro proceso. Como ya sabéis, además hay muchos panes que vienen precocidos por lo que se hace imprescindible calentarlos para comerlos. Y cuando salimos esto puede ser un problema, porque no podemos meterlos en cualquier horno ni en cualquier tostadora por el problema de la contaminación cruzada. Pero ya hay solución, las bolsas para tostadora. Son bolsitas de papel de horno que sirven para meter nuestro pan y poder utilizar cualquier tostadora sin riesgo de contaminación. También sirven para el horno. Así que haceros con un par de ellas y así podréis llevaros el pan donde queráis.

4- Cargamento celiaco. Independientemente de que tengamos la app Celicidad instalada y hayamos localizado restaurantes con opciones para nosotros, siempre es bueno llevarse algo encima por si de repente nos entra hambre y nos encontramos en un lugar en el que no hay absolutamente nada para nosotros… o lo que hay no es nada saludable. Lo más recomendable es llevarse fruta, pero a veces nos vendrá muy bien tirar de galletas para el desayuno, magdalenas, bizcochitos y pan. Esto ya va con el gusto de cada uno, pero es mejor cargar con una bolsita con algo de comida que pasar hambre.

5- I’m Celiac. Si viajamos fuera de España y no controlamos el idioma de nuestro país de destino es muy recomendable llevar por escrito una identificación en la que explicamos que somos celiacos. Son las denominadas Celiac-Cards, y por supuesto, en Celicidad tenemos una estupenda en inglés. Y aunque no solemos hacer informaciones sobre los lugares que visitamos, hemos hecho una excepción con la bella Edimburgo, porque nos encantó y porque encontramos muchas opciones sin gluten maravillosas.

6- Celiaco y viajero. Pues claro que sí, que la celiaquía no te obligue a quedarte en casa, es simplemente una barrera más, pero es totalmente salvable y hoy en día con internet y las opciones que llegan de la mano de las tecnologías de la información y la comunicación, viajar sin gluten es sencillo. Sólo hay que tener ganas de salir de la rutina, conocer nuevas culturas, nuevos países, nuevos sabores y disfrutar de nuestro tiempo de ocio, que bien merecido que lo tenemos.