Desmontando mitos: en celiaquía no hay grados

desmontando mitos

¿Eres muy celiaco? Es una pregunta aún muy común y uno de los mitos más extendidos sobre la enfermedad celiaca. A veces nos la plantea un amigo, un vecino, nuestro profesor… pero cuando es más peligrosa es cuando nos la hacen en un restaurante. En estos casos la respuesta debe ser muy clara: ningún celiaco es más celiaco que otro, o eres celiaco o no lo eres. En el Festival Gastronómico Gijón se Come, luchamos para desmontar uno de los mitos que más daño provoca en el colectivo celiaco.

Y es que se confunde la enfermedad celiaca con una intolerancia, en la que sí puede haber ciertos grados de mayor o menor tolerancia al alérgeno en sí, pero la celiaquía no es una intolerancia.

La enfermedad celiaca, es definida por el actual Protocolo de Diagnóstico Precoz del Ministerio de Sanidad como un “trastorno sistémico de base inmunológica, causado por la ingesta de gluten que afecta a individuos genéticamente susceptibles”. Es decir, es una enfermedad y como tal o se tiene o no se tiene.

Sin embargo durante muchos años se ha hablado de la enfermedad celiaca como intolerancia y debido a los distintos síntomas que puede generar se creía que había personas “más y menos celiacas” en función de esa sintomatología.

Pero no es así, en celiaquía los únicos grados que existen son los de lesión intestinal que se ordenan siguiendo la clasificación de Marsh, en función del daño intestinal ocasionado por la enfermedad celiaca antes del diagnóstico.

¿Por qué unos celiacos tienen más síntomas que otros?

Es una pregunta sin respuesta y es precisamente lo que hace que muchas personas piensen que los celiacos con más síntomas son “más celiacos” y los celiacos con menos síntomas son “menos celiacos”. Pero no es cierto.

Los síntomas de la celiaquía son difusos y variados, hay celiacos con síntomas digestivos, celiacos con síntomas extradigestivos y celiacos que casi no tienen síntomas -celiacos asintomáticos- pero todos, absolutamente todos sufrirán daño intestinal al ingerir gluten, porque es precisamente este daño lo que caracteriza a la enfermedad celiaca.

Cuando un celiaco ingiere la más mínima cantidad de gluten, su sistema inmunitario reacciona -al confundir al gluten con un enemigo- defendiéndose de lo que considera un ataque y lesionando las vellosidades intestinales. Esto en ocasiones genera síntomas digestivos, más o menos fuertes, síntomas extradigestivos más o menos fuerte o incluso genera nada. Pero el daño intestinal se produce siempre ante la más mínima cantidad de gluten. Así que si en un restaurante nos preguntan si somos muy celiacos o poco celiacos…significa que quizás los platos sin gluten, lleven trazas o haya posibilidad de contaminación cruzada, y por tanto no sean aptos para celiacos, para ninguno.

A la hora de preparar platos para celiacos, estos deben ser sin gluten y sin trazas ni riesgo de contaminación cruzada. La más mínima cantidad de gluten causa daño intestinal, haya o no síntomas externos.

Así que si eres celiaco, estás leyendo esto y te hacen esta pregunta a menudo, pásales el artículo. Y si no eres celiaco y creías que en celiaquía hay grados, ya sabes que no: la celiaquía se tiene o no se tiene: la más mínima cantidad de gluten ocasiona daños internos independientemente de que haya o no haya síntomas.

En resumen, en celiaquía NO hay grados.

Y con este lema, hecho pegatina, queremos concienciar a asistentes y participantes del Festival Gastronómico Gijón Se Come, al que acudimos con el Ayuntamiento de Cangas del Narcea y el proyecto Cangas Sin Gluten: primer Destino Sin Gluten de España.

Quedan aún muchos mitos sobre celiaquía que desmontar! Pero entre todos lo conseguiremos!

mitos de la celiaquia