Una familia con al menos un miembro celiaco se gasta a la semana en la cesta de la compra, 21,42 € más que una familia sin celiacos. Esta cifra alcanza los 85,68€ al mes y los 1.028,22€ al año. Estos números, ya de por sí importantes, se incrementarán en aquellas familias con más de un miembro celiaco, algo muy habitual al requerir la celiaquía predisposición genética para llegar a desarrollarse. Por otro lado, el gasto extra de una familia con celiacos es algo menor que en 2017, que la diferencia se situaba en 1.040 € más al año. 

La Federación de Asociaciones de Celiacos (FACE), ha publicado su Informe de Precios 2018 en base a una dieta de 2000-2200 calorías, la ingesta aproximada recomendada por nutricionistas para adultos sanos. Para realizar el estudio, explican, “se han tomado como referencia los productos espe­cíficos ya que son los responsables de la diferencia económica entre una dieta con y sin gluten. Para ello se han utilizado alimentos presentes en la Lista de Alimentos Sin Gluten 2018. Es importante recalcar que para el estudio se ha realizado un muestro amplio eligiendo cada caso productos de precios elevados y marcas reco­nocidas, marcas de precios intermedios y marcas blancas”. 

Es importante destacar que los productos específicos para celiacos, son parte de la dieta sin gluten, pero no deben ser la base de la misma, que descansa en todo tipo de alimentos que de forma natural no llevan gluten, como verduras, frutas, pescado, huevos, carnes… 

El valor económico de los alimentos específicos para celiacos que analiza el estudio de FACE,  “es significativamente superior en los pro­ductos sin gluten, encontrándose una mayor diferencia en las harinas de panifi­cación y el pan rallado, ingredientes que se suelen utilizar de manera frecuente. Estas diferencias suponen un incremento considerable en los gastos destinados a alimentación en una familia de clase media donde haya una persona que deba seguir una dieta sin gluten”.

Se ha detectado, explica FACE, “un aumento de precio tanto de los productos sin gluten como de los productos con gluten respecto al año 2017, siendo este aumento de 22,51€ para los productos sin gluten y 34,7 € en los productos con gluten. Esta diferencia tan elevada entre unos productos y otros puede deberse a varios factores, empezando por el au­mento del coste de las materias primas utilizadas, siguiendo por los controles de calidad y seguridad para evitar que exista contaminación cruzada durante el proceso productivo, mayores inversiones en I+D o la necesidad de adaptación de las instalaciones y/o maquinaria”.

FACE también señala que la dieta de una familia, celiaca o no, “se conforma en base a sus gustos y necesi­dades. Las dietas expuestas en este informe aun siendo un modelo objetivo de cálcu­lo, no son una realidad práctica en la alimentación cotidiana. En el día a día, se suelen incorporar alimentos que no estando contemplados en la dieta ideal, se consumen con regularidad (siendo este es el gasto real por familia).  Por lo tanto, se puede pensar que reflejar únicamente la dieta como el gasto producido por la cesta de la compra no es adecuado, por este motivo se han incluido una serie de alimentos que se consumen con relativa frecuencia y complementan la dieta de la mayoría de los ciudadanos”.

El Informe de Precios de FACE en 2017, señalaba que las familias con un miembro celiaco gastaban al año 1.040,41 € más que una familia sin celiacos, por lo que en 2018 la cifra es algo menor a pesar de que sigue siendo una diferencia importantísima. A día de hoy, el único tratamiento eficaz para la celiaquía es la dieta sin gluten y a día de hoy, la Administración sigue sin conceder ayudas para que los celiacos puedan costear su tratamiento.

precios productos celiacos

 

Las claves de la dieta sin gluten

A día de hoy no existe una terapia alternativa para la dieta sin gluten, a pesar de que se está investigando para lograr lanzar una vacuna contra la celiaquía. La dieta sin gluten estricta y de por vida es el único tratamiento eficaz para la enfermedad celiaca.

Para realizar correctamente el tratamiento de la celiaquía debemos tener en cuenta varias consideraciones:

No eliminar el gluten de la dieta hasta que se confirma el diagnóstico (para poder confirmar al 100% y sin riesgo a que los resultados de las pruebas arrojen falsos negativos).

-Realizar una dieta sin gluten basada en alimentos que de forma natural no tienen gluten, tales como carnes, huevo, pescado, frutas, verduras, hortalizas, leche, etc.

-No transgredir nunca de forma voluntaria la dieta sin gluten, siempre hay consecuencias independientemente de que haya o no síntomas digestivos o extradigestivos de celiaquía.

-Aprender a cocinar sin gluten para evitar en todo momento la contaminación cruzada, que también provoca daño intestinal en celiacos.

-A la hora de realizar la compra, buscar siempre productos o alimentos de los que estamos seguros al 100% que son aptos para celiacos. Aprender a hacer la compra sin gluten es fundamental.

-Evitar acudir a restaurantes, bares, cafeterías o establecimientos de cualquier tipo que no garanticen ausencia de contaminación cruzada en sus preparaciones. Más de 2.200 restaurantes con opciones sin gluten en Celicidad App.