Los celiacos somos como cualquier persona a la hora de relacionarnos, pero es cierto que debido a nuestra estricta dieta sin gluten, la conquista del corazón de un celiaco tiene algunas claves importantes…

Lo más fácil es que ya en la primera cita el celiaco confiese su “problemilla” con el gluten, y la reacción del no celiaco nos va a decir mucho de esa potencial pareja, tal y como hemos visto en el artículo de las reacciones más comunes ante la celiaquía . Es prácticamente una prueba de fuego, pero hay alguna más. Sin embargo  hay muchas cosas positivas, y sobre todo ciertas claves a tener en cuenta a la hora de hacer feliz a un celiaco. Vamos a ponerle un poco de humor al tema, que las cosas más serias las conocemos de sobra!

1- Las bromas a su tiempo. Los celiacos somos los primeros en tomarnos con cierta filosofía y humor nuestra enfermedad, pero lo podemos hacer nosotros y lo podemos hacer entre nosotros, principalmente.  Así que si quieres conquistar a ese celiac@, no hagas bromas hasta que la conquista sea un hecho, porque los graciosillos no nos gustan sobre todo porque a veces tenemos que escuchar cosas que no son ciertas. Pero puedes preguntar todo lo que quieras porque por lo general nos encanta que sean atentos y que nos hagan mil preguntas sobre la celiaquía, la dieta sin gluten, el asunto de comer sin gluten fuera de casa etc. Demuestra interés y a nosotros nos encanta explicarlo y sobre todo que nos entiendan.

2- Explica la celiaquía como algo normal. Sí, cierto que es una enfermedad y que supone un montón de restricciones  a la hora de comer y de salir de casa, pero uno de nuestros deseos más querido es el de tener una vida lo más normal posible. Así que si quieres que tu pareja celiaca no se sienta diferente ni  discriminada, explica a tu entorno lo que es la celiaquía pero quitándole hierro al asunto, nada de dramas. Porque sino, cuando tu pareja conozca a tu entorno se sentirá un bicho raro y enfermo… Y no, con dieta sin gluten estamos sanos como una rosa y no nos gusta para nada inspirar compasión porque no la necesitamos. 

pareja en el restaurante

3- El día del pie izquierdo. Vale que normalmente nos tomamos las cosas con humor porque estamos acostumbrados, cuando salimos de casa, a encontrar en bares y restaurantes reacciones de todo tipo. Y cuando alguien nos pregunta si somos muy celiacos, o cuando alguien nos ofrece una tapa sobre el pan (horror) … lo dejamos en una anécdota más entre las muchas que acumulamos.  Pero algún día nos levantamos con el pie izquierdo como todo el mundo,  y después de caminar y caminar buscando algún sitio en el que nos pongan algo decente y apto, y no encontrarlo, estaremos de mal humor. Como lo estaría cualquiera. Y si entonces tu pareja no celiaca te dice, “bueno, no te preocupes que ahora vamos a una frutería y te pillas lo que quieras…”, después de que se haya comido un buen plato de lo que sea mientras el celiaco bebía un refresco con unas aceitunas como tapa, lo más fácil es que te soltemos un bufido. A veces es muy frustrante, y tenéis que entenderlo queridas parejas no celiacas…nuestra paciencia está entrenada, pero a veces la gota más pequeña colma el vaso y hay ciertas cosas que un celiaco está harto de escuchar.  

4- El día de la contaminación. Pasar juntos por una contaminación es algo que une mucho, sobre todo la primera vez que ocurre. Ahí la pareja no celiaca comprobará lo serio que es el asunto y también tendrá una oportunidad estupenda para anotarse un par de tantos y hacer de enfermer@. Es en situaciones así cuando realmente la percepción del no celiaco cambia, y ya no le hace ninguna gracia que en un bar te hagan ciertas preguntas, o que algún conocido haga alguna broma sobre la celiaquía. A partir de este momento se convierte ya en un celiaco por amor! Si además sabe qué hacer para evitar la contaminación cruzada, un 10!

5-Felicidad extrema. En ocasiones será complicado hacer planes fuera de casa, cierto, pero a cambio de estos momentos más difíciles, cuando encontréis un sitio en el que un cartel enorme anuncia “100% sin gluten”, los celiacos somos capaces de hacer el baile de la alegría sobre la mesa. Si además, lo ha encontrado el no celiaco, ha sumado de repente millones de puntos. Ay, qué fácil es a veces hacernos felices! Eso con Celicidad App en el bolsillo es de lo más fácil. Sumamos ya más de 2.200 restaurantes sin gluten en España

6-Regalo sin gluten. Un celiaco en un supermercado va buscando siempre la novedad “sin gluten” y sea lo que sea lo compramos. Que encontramos un zumo de ajo con trocitos de setas por el medio… pues si es sin gluten, lo probamos!  Si llegas a una cita y le llevas algo que has encontrado en el súper de tu casa y que jamás había visto el celiaco, el no celiaco sumará otra buena cantidad de puntos. Además no importa si está bueno o malo, pone “sin gluten” y eso ya es suficiente para que se nos ponga cara de que nos ha tocado la lotería y jamás tendremos que volver a madrugar!

7-Cena  gluten free. Algo tan sencillo como que tu pareja te prepare la cena se complica un poco cuando tu pareja es celiaca. Especialmente complicado es la primera vez. Pero es complicado para ambos: el no celiaco tendrá que esforzarse para hacerlo todo bien y el celiaco…tendrá que confiar y cruzar los dedos para que todo salga bien. Pero para eso está la guía Aprender a Cocinar Sin Gluten, para prepararle deliciosas cenas a tu pareja sin temor a contaminarle. Pero por favor, querido celiaco por amor, si no tienes claro si el pimentón que has comprado lleva gluten, si no has comprobado que el caldo del arroz esté etiquetado “sin gluten”, no lo hagas, porque pasaréis un mal rato ambos.