Que un producto indique que puede contener trazas de gluten, no quiere decir que las contenga, pero significa que puede estar afectado por la contaminación cruzada y por eso los celiacos y sensibles al gluten no debemos incluirlo en nuestra dieta. Casi todas las marcas señalan trazas de algo en sus ingredientes, ¿pero qué son exactamente? Por desgracia, como explica Beatriz Robles en el podcast Onda Celicidad: «las trazas no están definidas en el actual reglamento europeo». 

Trazas en los productos

Según la actual normativa de etiquetado europea las marcas deben señalar además de la composición, un total de 14 alérgenos y hacerlo además con una tipografía diferente. Los cereales que contienen gluten son parte de esos alérgenos y deben estar siempre indicados cuando se utilizan como ingrediente, es decir, cuando se usan de forma expresa porque son imprescindibles para el resultado final del producto que se está elaborando. 

Sin embargo, que un producto no indique trazas no quiere decir que no las lleve porque según la normativa europea actual, estas no son de obligada declaración. 

Con un ejemplo se entiende fácilmente: Una marca que produce harinas que de manera natural no llevan gluten, como puede ser el caso de las harinas sin gluten de maíz o de garbanzo, por ejemplo, pueden haber sido producidas en un lugar donde otros productos con gluten han podido dejar cierto rastro, y por tanto la empresa no puede garantizar que su harina de garbanzos no lleve nada de gluten. No es que esa marca utilice el alérgeno como un ingrediente más del producto final, pero no puede garantizar la total ausencia del alérgeno debido a esa contaminación cruzada.

trazas de gluten 2
Ante la duda, mejor dejar el carrito vacío.

Ocurre con una conocida marca de harinas ecológicas de gran calidad que lo produce todo en la misma fábrica. Tienen harinas de todo tipo desde ecológicas de trigo puro, a harinas de algarroba, kamut, espelta, sarraceno, garbanzo…etc. La contaminación está servida, y aunque esas trazas puedan representar una cantidad mínima, incluso pueda haber un lote de productos que no lleven absolutamente nada (casi por casualidad), la empresa obra bien al indicar las trazas aunque no sea obligatorio.  

Por otro lado encontramos también el denominado etiquetado preventivo, aquel que indica presencia de posibles trazas aunque no siempre las lleva. 

Síntomas de la ingesta de productos con trazas de gluten

Los síntomas que causan estas trazas son los mismos que causan los alérgenos, es decir, una persona con alergia a los cacahuetes que toma un producto que puede contener trazas de cacahuete (y en este caso sí las lleva), tendrá seguro una reacción alérgica. Ocurre lo mismo con los intolerantes a la lactosa, celiacos y sensibles al gluten, la más mínima cantidad causará daño. Y aquí surge de nuevo el tema del «por un poco no pasa nada». Aunque la cantidad sea ínfima, y eso no se traduzca en una diarrea, en una vomitona, en dolores de cabeza… etc.. el intestino del celiaco sí lo notará, aunque externamente no cause síntomas. El intestino siempre detecta el gluten, y siempre sufre con él.

En este vídeo de European Food Information Council (subtitulado en español), podéis entender aún mejor lo que significa el etiquetado preventivo.