La enfermedad celiaca se caracteriza por una lesión intestinal que produce una malabsorción de todo tipo de nutrientes. Con un intestino lesionado, e incluso atrofiado, es muy habitual encontrar carencias nutricionales en celiacos, desde hierro, a ácido fólico, zinc o magnesio entre otros, como apunta el Dr. Cerpa, especialista en Digestivo. 

Las carencias nutricionales de los celiacos se producen precisamente por el daño que el gluten causa en el intestino de los celiacos, que hace que las vellosidades intestinales no sean capaces de absorber los nutrientes que llegan procedentes de la alimentación. Por eso en muchas ocasiones estas carencias nutricionales despiertan la sospecha clínica en el médico. Algunas como la anemia ferropénica son un síntoma muy habitual en celiacos sin diagnosticar.

De ahí que cuando se confirma el diagnóstico de enfermedad celiaca, además de comenzar una dieta sin gluten estricta, deben seguir las recomendaciones de un Dietista-Nutricionista para tratar de alimentarse de forma correcta y corregir esas carencias nutricionales con las que cuentan. Por eso es tan importante el papel del D-N, no solo en celiaquía, sino como un aliado también para prevenir enfermedades. Y es que hacer dieta sin gluten implica además de eliminar el gluten al 100, basar la dieta en alimentos que de forma natural no contienen gluten y no abusar de productos procesados específicos para celiacos ya que pueden contener pequeñas cantidades de gluten (hasta 20 ppms) que sí son toleradas por el celiaco, pero de los que no conviene abusar a diario. También es importante tener en cuenta que los productos procesados para celiacos suelen contener poca fibra y mayores cantidades de azúcares y grasas para enmascarar la falta del gluten.

“En ocasiones, cuando hacemos el seguimiento de los pacientes celiacos a los 6 meses del diagnóstico, nos encontramos con que los anticuerpos de la celiaquía han bajado, y sin embargo ha subido el colesterol”, señala la especialista en Digestivo del Hospital Clínico de Madrid, la Dra. Natalia López.

Carencias nutricionales en celiacos

Según explica en el programa Celiacos en Directo, el Dr. Alberto Cerpa, las principales carencias nutricionales que manifiestan los celiacos debido a los problemas de absorción del intestino dañado, son:

  • Hierro bajo, ferropenia.
  • Vitamina D
  • Ácido Fólico
  • Cobre
  • Zinc
  • Calcio
  • Proteínas bajas a causa de desnutrición

 

deficits nutricionales celiacos

Alimentos para superar las carencias nutricionales de celiacos

Es necesario consumir más alimentos y menos productos, tanto celiacos como no celiacos. En el caso de los celiacos, lo más recomendable es que un Dietista-Nutricionista nos paute una alimentación sana, variada y equilibrada para tratar de recuperar los niveles adecuados cuando haya carencias nutricionales.

Algunos alimentos que nos pueden ayudar son los siguientes:

  • Hierro bajo: Según apuntan desde la web Knowi.es, son alimentos ricos en hierro las almejas, los cereales integrales (ojo que deben ser sin gluten), el hígado de carne de vacuno, las legumbres, como las lentejas (recordad lavarlas bien y eliminar los granos de trigo si aparecen), vegetales de hoja verde como las espinacas y las acelgas. Además también encontramos hierro en carne de pollo, carne de pavo y carne de cerdo, que contienen aproximadamente 2 mg por cada 100 gramos. El pescado azul también es una importante fuente de hierro. Así encontramos hierro en sardinas, anchoas y boqueronas especialmente, que además nos aportarán también múltiples vitaminas.

 

  • Vitamina D: Recientes estudios señalan que es habitual el déficit de vitamina D en niños y adolescentes celiacos, pero también nos encontramos con déficit de esta vitamina en personas no celiacas de cualquier edad. Para tener niveles adecuados de vitamina D se recomienda ingerir pescados grasos como la caballa o el salmón, yema de huevo y también carne, pero sobre todo es el sol nuestro gran aliado para luchar contra esta carencia nutricional. El sol ayuda al cuerpo a sintetizar la vitamina D y para hacerlo correctamente debemos realizar exposiciones sin protección solar pero durante periodos de tiempo muy cortos. Lo más recomendable en estos casos es seguir las pautas de nuestro médico y no exponernos al sol durante largos periodos de tiempo sin protección, ni en las horas centrales del día.

 

  • Ácido fólico: Es otra de las carencias nutricionales de los celiacos más común. Algunos alimentos ricos en ácido fólico, tal y como indica Knowi, son los espárragos, el brócoli, la naranja y los cítricos en general, legumbres como judías, lentejas y garbanzos y en general los cereales también nos aportan ácido fólico, aunque evidentemente es necesario recurrir a cereales sin gluten, etiquetados como tal.

 

  • Cobre y Zinc: El cobre es un mineral importante, ya que cumple muchas funciones pero tampoco debemos tenerlo en exceso, así que las pautas para consumir alimentos con cobre deben ser las que dicte siempre el médico y/o el Dietista-Nutricionista. Encontramos cobre en todo tipo de mariscos, salmón, sardinas, calamar, y carnes de carne, cerdo y pollo. Por su parte el zinc es un mineral muy importante para nuestro sistema inmunológico, para nuestras defensas. Algunos alimentos ricos en zinc son el cacao, las semillas de calabaza, el hígado de ternera, el cordero, las ostras, las espinacas y las setas.

 

carencias nutricionales celiacos

  • Calcio: Otra carencia nutricional muy habitual que a veces provoca importantes problemas de salud en celiacos como puede ser una osteoporosis en jóvenes debido precisamente a la mala absorción del calcio. En los lácteos y sus derivados encontramos las fuentes de calcio más importantes, pero hay que tener en cuenta que muchas veces la celiaquía aparece, sobre todo al inicio del diagnóstico, con una intolerancia a la lactosa, por lo que se hará necesario buscar las fuentes de calcio en productos indicados para intolerantes a la lactosa. Es muy habitual que se dé esta intolerancia a la lactosa a causa de la atrofia intestinal que ha ocasionado la celiaquía sin diagnosticar y tras la posterior recuperación, el organismo del celiaco vuelva a tolerar la lactosa, en ese caso ya se podrían consumir lacteos (siempre que no haya una Alergia a la Proteína de Leche de Vaca, por ejemplo). También nos aportan calcio las almejas, las sardinas y los berberechos.

Todos estos alimentos que nos ayudan a corregir carencias nutricionales habituales en celiacos, son alimentos naturales que no contienen gluten y que deben ser la base de la dieta sin gluten, pero lo más recomendable, sobre todo al inicio del diagnóstico,  es dejarse aconsejar por un profesional de la nutrición que nos guiará, nos enseñará y nos ofrecerá los mejores consejos para realizar correctamente la dieta sin gluten y corregir estas posibles carencias nutricionales.