La fibromialgia y la sensibilidad al gluten no celiaca guardan relación según los estudios y evidencias científicas de los últimos años. El Dr. Carlos Isasi, Reumatólogo experto en ambas patologías explica en el programa Celiacos en Directo, la relación entre las enfermedades. 

La fibromialgia es un trastorno de origen aún desconocido cuyo síntoma fundamental es el dolor crónico generalizado localizado principalmente en zonas tendinosas, viscerales, musculares y articulares. La fibromialgia es a día de hoy la causa número uno de dolor generalizado y requiere de un diagnóstico certero y normalmente un tratamiento individual para cada paciente. 

A pesar de que no hay una prueba diagnóstica concreta para confirmar la enfermedad se estima que entre el 10 y el 20% de los pacientes que acuden a una consulta de Reumatología salen de allí con un diagnóstico de fibromialgia. Sin embargo, y a pesar de que es muy habitual  y ha pasado de ser un síntoma a una enfermedad, los médicos aún desconocen qué la origina. De hecho tampoco existe una prueba diagnóstica concreta, sino que el diagnóstico se basa en el cuadro clínico de dolor crónico generalizado no explicado tras realizar una exploración física y otras pruebas complementarias. Es por tanto un diagnóstico por exclusión.

La fibromialgia según el Dr. Isasi

El pasado viernes en el programa Celiacos en Directo, el reumatólogo del Hospital Puerta de Hierro de Madrid, el Dr. Carlos Mª Isasi, habló sobre la fibromialgia y la sensibilidad al gluten no celiaca. Isasi es uno de los grandes expertos en estas dos patologías

La fibromialgia es una enfermedad crónica, incurable de causa desconocida que produce dolor y cansancio crónico, tal y como viene definida en los libros de Medicina, apuntó Isasi. La respuesta a qué es la fibromialgia depende, apunta el experto. “Si hacemos caso  a los que dicen los libros es una enfermedad crónica, incurable, de causa desconocida, y los pacientes fibromiálgicos tienen cansancio y dolor crónico, pruebas normales y no tienen tratamiento, sino que se les ayuda con medicamentos y consejos. Desde mi punto de vista, diagnosticar fibromialgia es diagnosticar resignación”, señala Isasi.

¿Qué es la fibromialgia?

Tal y como explico el experto en el último programa y bajo su punto de vista experto, “la fibromialgia es una palabra inventada, una etiqueta creada por los médicos para un grupo de pacientes que efectivamente tiene dolor, cansancio crónico de causa no explicada”, señala. Antes, apunta, los médicos teníamos un problema porque no sabíamos lo que les ocurría, ahora diagnosticar fibromialgia es extremadamente fácil.

Para el diagnóstico se “hacen unos análisis, una serie de pruebas que resultan negativas, se tocan los puntos gatillos que son positivos y se les diagnostica fibromialgia. Con lo cuál el médico ya no tiene un problema, ha llegado al diagnóstico, ahora el problema lo tiene el paciente”, añade.

En este punto, explica Isasi, el médico deja de pensar porque ya ha dado con la respuesta a lo que le ocurre al paciente. Se produce con la fibromialgia, un “desliz peligroso”. Y es que es una enfermedad que genera mucha incomprensión. “El paciente tiene dolor, pero como no el médico no encuentro la causa, no tiene nada y como no tiene nada… la causa será mental, psicológica…”, explica. Comienza así la resignación, los consejos, los fármacos, la aceptación del dolor…etc.

El Dr. Isasi considera que esta concepción de la fibromialgia es un error. “Hay que seguir buscando lo que no comprendemos, lo que no podemos ver, la causa de todo este proceso”. Y es que, “que en función de los conocimientos actuales no sepamos lo que le pasa a ese paciente, no quiere decir que lo que le pasa esté en la cabeza, sino que aún no hemos descubierto qué es lo que le pasa”, señala el experto.

Y con esta premisa comenzó a buscar la posible causa de la fibromialgia, una enfermedad que es además uno de los motivos más comunes de consulta en Reumatología. “Diagnosticar fibromialgia sirve para despejar el miedo a padecer un tumor, un cáncer, algo oculto…pero no despeja la gran cuestión, saber por qué se produce y es ahí donde tenemos que trabajar”, señala Isasi.

La fibromialgia y la dieta sin gluten

La fibromialgia y la dieta sin gluten comienzan a relacionarse gracias al trabajo de Isasi. “Tratando de conocer el origen de la fibromialgia llegué al gluten, después de probar con otras cosas. Cuando ves los síntomas de un celiaco y ves los síntomas de una persona con fibromialgia te das cuenta de que hay puntos en común, no hablamos de síntomas gastroenterológicos, sino de síntomas en general”.

Así cuando comenzó a involucrarse en todo este proceso, en un principio parecía que la fibromialgia podía ser una manifestación más de la celiaquía y “según mis datos, entre el 30 y el 40% de mis pacientes mejoran de los síntomas de la fibromialgia con una dieta sin gluten aunque las pruebas de la celiaquía sean negativas”.

De ahí surge el concepto de sensibilidad al gluten no celiaca.

Fibromialgia y sensibilidad al gluten no celiaca

fibromialgia y dieta sin gluten

Un sensible al gluten no celiaco es en palabras de Isasi “un paciente que mejora con dieta sin gluten, se comporta como un celiaco pero no le podemos diagnosticar como celiaco”. Diagnosticar un celiaco es relativamente sencillo porque da pruebas positivas en celiaquía. “Después hay una zona de grises más complicada, que responden a ciertos criterios, pero no a todos..y después hay una amplia zona de pacientes cuya vida cambia por completo con la dieta sin gluten, pero las pruebas de celiaca son negativas o no tienen predisiposición genética compatible con celiaquía”.

Un estudio de 2008 encabezado por el Dr. Isasi en Madrid, pretendía evaluar la eficacia terapéutica de la dieta sin gluten en pacientes con fibromialgia. En el estudio participaron más de 300 pacientes y los resultados fueron positivos. Sin embargo llegar a este diagnóstico no es fácil y su confirmación se produce tras realizar los siguientes pasos, tal y como explica la Asociación de Celiacos y Sensibles al Gluten de Madrid.

  • Descartar la enfermedad celiaca mediante las pruebas diagnósticas correspondientes.
  • Comprobar la mejoría de los pacientes al hacer dieta sin gluten durante un mínimo de 4 meses.
  • Realizar una prueba de provocación con gluten para verificar que el paciente recae y poder conluir, por tanto, que su patología está vinculada al consumo de gluten.

En España se estima que un 2,4% de la población general mayor de 20 años padece de fibromialgia, siendo más habitual entre los 40 y los 49 años y afectando a 21 mujeres por cada hombre. En total en nuestro país hay unos 700.000 pacientes afectados.

“La fibromialgia no es psicosomática”

El Dr. Isasi explica que durante muchos años se creyó que la fibromialgia era un problema psicosomático. “Durante mucho tiempo pensé que la fibromialgia era el intestino irritable del aparato locomotor, pero es que hubo un tiempo en el que creía que el intestino irritable era psicosomático. Ahora sé que la fibromialgia tiene alguna relación con el intestino”.

Y es que no puede ser una enfermedad psicosomática “cuando todas enfermaban igual, estaban sufriendo y había que saber por qué razón sufrían”. Y es así como empezó a buscar la causa de la fibromialgia y cómo llegó a establecer una relación entre la fibromialgia y la sensibilidad al gluten no celiaca.

La Dieta Sin Gluten en Sensibles al Gluten No Celiacos

Antes de pensar en el gluten como una posible causa el Dr. Isasi buscó otras posibles causas, “y no encontré nada, sin embargo con la dieta sin gluten sí. Pero recurrir a la dieta es algo nuevo para la medicina ortodoxa, pero fuera de la medicina ortodoxa llevan años recomendando dieta y han conseguido cosas. Tendrán razón en algo”.

La sensibilidad al gluten no celiaca, explica Isasi, “no es para nada una celiaca light. Los celiacos saben que tienen que eliminar el gluten, pero los sensibles al gluten normalmente lo tienen más complicado. Los sensibles al gluten, con frecuencia, tienen que hacer una dieta más estricta que un celiaco, por ejemplo sabemos que los productos elaborados para celiacos pueden sentar mal a algunos celiacos, pero los productos procesados para celiacos muy frecuentemente hacen daño a los sensibles al gluten”.

Así, normalmente el Dr. Isasi recomienda a sus pacientes sensibles al gluten: “eliminar el gluten y muy poco producto para celiaco”.