La dermatitis herpetiforme es la enfermedad celiaca de la piel, según explica la doctora Paloma Borregón, Dermatóloga y especialista en Enfermedad Celiaca y Dermatitis Herpetiforme. Se trata de una enfermedad rara y su tratamiento es la dieta sin gluten estricta y de por vida. 

La dermatitis herpetiforme es considerada la manifestación cutánea de la celiaquía y tanto su diagnóstico como su tratamiento son los mismos que los de la enfermedad celiaca, explica la Dra. Paloma Borregón. Se trata de una enfermedad también autoinmune que se manifiesta con lesiones cutáneas simétricas que provocan mucho picor, explicó en el programa Celiacos en Directo, presentado por los periodistas Mario Sánchez, de Celicalia, y Lorena Pérez, de Celicidad. 

Dermatitis Herpetiforme

La dermatitis herpetiforme es la manifestación de la enfermedad celiaca en la piel. “Es una enfermedad rara, autoinmune, en la que nuestros propios anticuerpos van contra la piel, al igual que en la enfermedad celiaca van contra el intestino en este caso es como que se despistan y atacan la piel. En la piel hay una proteína parecida a la que hay en el intestino, que es la transglutaminasa epidérmica. Los anticuerpos se depositan allí y las células que normalmente están unidas, se separan, rompen la unión celular dando lugar a pequeñas ampollas, vesículas, que es la lesión característica de la dermatitis herpetiforme“, apunta Borregón.

Se trata de una enfermedad rara ya que afecta aproximadamenta a 1 de cada 100.000 personas y esta puede ser la razón por la cual se diagnostica mal, “porque si no vas pensando en ella no la diagnosticas. Muchas veces los pacientes se rascan y las lesiones que tú ves en la consulta no son como las que habías visto en los libros, por eso es importante pensar en ella”, señala la experta.

Se estima que un 25% de los celiacos presenta dermatitis herpetiforme.  “A día de hoy se sabe que todas las personas con dermatitis herpetiforme son celiacas, antes había dudas pero hoy lo sabemos con certeza. Sin embargo no todos los celiacos presentan dermatitis herpetiforme porque sigue siendo una manifestación poco frecuente”, como apunta la guía 0 Gluten. Además, apunta Borregón, hay muy pocos estudios realizados sobre dermatitis herpetiforme.

Las lesiones de la Dermatitis Herpetiforme se dan en las zonas de extensión del cuerpo: codos, rodillas, sacro, cuero cabelludo, “todas las zonas que no doblamos”. Se trata además de unas lesiones que provocan mucho picor, “es de las enfermedades que más picor producen”.

Estas lesiones se producen en las mismas zonas en las que se producen las lesiones de la psoriasis, “por eso en ocasiones puede diagnosticarse psoriasis en vez de Dermatitis Herpetiforme”. A diferencia de la psoriasis que son placas descamativas,  son pequeñas ampollas que recuerdan al herpes, de ahí el nombre de Dermatitis Herpetiforme.

Las lesiones de esta enfermedad son por tanto, pequeñas ampollas agrupadas sobre una base roja. “El problema es que como pican tanto, el paciente llega a la consulta y ya no vemos con claridad esas ampollitas, sino que vemos heridas, escoriaciones, ronchas inespecíficas por eso es muchas veces un diagnóstico difícil y puede confundirse con otras enfermedades”.

Diagnóstico de Dermatitis Herpetiforme

El diagnóstico de la Dermatitis Herpetiforme comienza con la sospecha tras ver las lesiones en la piel, señala Borregón, y se confirma realizando una biopsia. “Cogemos con un “punch” dos muestras del piel: una la mandamos a analizar al microscopio normal que muestra que las células están separadas; la otra prueba que realizamos se llama inmunofluorescencia directa, que lo que hace es buscar los anticuerpos que hay debajo de la piel”.

En función de esos anticuerpos se tratará de una enfermedad ampollosa u otra. “Las enfermedades ampollosas varían en función del nivel debajo de la piel en el que se encuentran y del tipo de ampolla, es decir del tipo de anticuerpos que hay ahí depositados. En el caso de la dermatitis herpetiforme los anticuerpos son del tipo IgA que presentan unos depósitos granulares determinados y es lo que a nosotros nos permite diagnosticar la dermatitis herpetiforme y por tanto la celiaquía”, añade la experta.

Dermatitis Herpetiforme y Celiaquía

Dermatitis Herpetiforme y celiaquía son las dos caras de una misma moneda cuando se diagnostica la enfermedad cutánea, sin embargo una vez diagnosticada lo más recomendable es confirmar la celiaquía, explica Borregón. “Tras una biopsia positiva de dermatitis herpetiforme, pedimos los anticuerpos de la celiaquía, en sangre, que suelen ser positivos y a veces biopsia intestinal, porque muchas veces los pacientes no han tenido nunca síntomas digestivos de celiaquia y cuando comprueban que tienen daño intestinal cumplen mejor con la dieta sin gluten“.

Tratamiento de la Dermatitis Herpetiforme

El tratamiento de la Dermatitis Herpetiforme es la dieta sin gluten estricta y de por vida, exactamente igual que el de la celiaquía, puesto que el origen es esta enfermedad, por lo tanto estos pacientes necesitan conocer en profundidad la dieta sin gluten y evitar la contaminación cruzada tanto en casa como fuera de ella. Para ello encontrarán una ayuda indispensable en la guía Aprender a Cocinar Sin Gluten.

“Muchos pacientes no han tenido nunca síntomas digestivos de celiaquía, como diarreas, anemia ferropénica, etc y son más propensos a realizar transgresiones voluntarias de la dieta. Por esa razón pedimos la biopsia intestinal, porque cuando ven que hay daño a nivel de intestino son más estrictos con la dieta”, apunta Borregón.

dermatitis herpetiforme

Además, explica la Dra. Borregón, la Dermatitis Herpetiforme puede ser tratada con un fármaco, Dapsona, que “bloquea los anticuerpos IgA y controlan relativamente rápido y de forma sencilla el brote de dermatitis. Y muchos pacientes no hacen las cosas bien porque saben que tienen este recurso, pero esto no debería ser así”, apunta Borregón.

Un paciente de Dermatitis Herpetiforme con una dieta sin gluten estricta y sin transgresiones tiene controlada la enfermedad, “aunque las lesiones pueden llegar a tardar en desaparecer incluso dos años y es algo que desespera a los pacientes que llegan a la consulta y no entienden cómo después de tanto tiempo con dieta sin gluten siguen teniendo brotes de dermatitis, pero es así, hay que seguir haciendo las cosas bien”, explica.

Los pacientes con dermatitis herpetiforme tienen también mayores probabilidades de desarrollar otras enfermedades autoinmunes como diabetes, lupus, vitíligo, osteopenia, anemia perniciosa y gastritis atrófica, entre otras, enfermedades asociadas a la celiaquía habitualmente debido a la inmunidad, como recoge la guía 0 Gluten.

La Dermatitis Herpetiforme no es habitual en niños, suele debutar entre los 20 y los 35 años  y se da en igual medida en hombres que en mujeres.