El denominado Déficit de DAO es una carencia de la enzima Diamino Oxidasa (de ahí las siglas DAO), encargada de eliminar la histamina presente en los alimentos. Esta enzima se encuentra principalmente en la mucosa intestinal, actuando durante la digestión de los alimentos.

La Dietista-Nutricionista Adriana Duelo, explica que el déficit DAO tiene normalmente un origen genético, sin embargo hay otras causas que pueden hacer que una persona sufra este déficit: ciertos medicamentos y algunas enfermedades inflamatorias intestinales.

Para entender lo que provoca el Déficit DAO, es fundamental entender lo que es la histamina. La histamina es una sustancia que actúa como hormona por un lado y como neurotransmisor por otro, nos explican desde Quirónsalud. Aunque la asociamos siempre con las reacciones alérgicas, realiza otras funciones muy importantes, como controlar el apetito, regular el ritmo biológico del sueño y regular la producción de ácido gástrico, informan desde la misma web.

La histamina que tenemos en nuestro organismo, apuntan, la obtenemos a través de dos vías y es la histamina exógena, la que obtenemos a través de los alimentos la que nos interesa en este punto, ya que esta se expulsa por la orina una vez que la enzima DAO la metaboliza. Sin embargo si hay un Déficit DAO, esto obviamente, causará problemas ya que la histamina se acumulará. «Al existir una desproporción entre la histamina ingerida en los alimentos o liberada por las células que la almacenan en el organismo, y la capacidad de metabolizarla, se produce la acumulación de histamina en plasma y la aparición de distintos síntomas», apuntan desde la web Dr-healthcare.com.

En este mismo sitio web explican que «a diferencia de la alergia alimentaria, la aparición de los síntomas no está ligada al consumo de un alimento concreto, sino que puede asociarse a una amplia gama de alimentos con contenidos variables de histamina, lo que supone una dificultad a la hora de establecer una dosis máxima tolerable de histamina para el paciente».

Déficit DAO: síntomas

Los síntomas más habituales que ocasiona el Déficit DAO son variados y difusos:

  • Dolores musculares y fatiga
  • Problemas digestivos: desde colon irritable, dolor de estómago, vómitos, estreñimiento, diarrea…
  • Migraña y otras cefaleas, mareos,
  • Síntomas respiratorios

En la web Dr-healthcare.com, señalan que normalmente los pacientes suelen presentar entre 3 ó 4 síntomas de los mencionados y que un 33,8% de los pacientes presentan más de cinco síntomas.

Déficit DAO: diagnóstico

Para conocer los niveles de la enzima DAO en el organismo es necesario la realización de un análisis de sangre que medirá el nivel de enzima DAO en el plasma, explican desde la Sociedad Internacional de Déficit DAO. Esta prueba confirmará si existe o no el déficit, pero sin embargo no establecerá la causa del mismo, que como ya hemos mencionado, puede ser genética, patológica o debida a otros factores (medicamentos).

Así el laboratorio de análisis genéticos, GENYCA, ha desarrollado un test genético orientado a detectar ciertas variantes en el gen que codifica la enzima DAO y que según la literatura científica existente hasta el momento, se vincula con una actividad menor de la enzima.

Déficit DAO: tratamiento

El tratamiento del Déficit DAO, según explica la D-N de Quirónsalud, Belén Fontán, descansa sobre dos líneas fundamentales:

  • Disminuir la cantidad de histamina exógena que introducimos en el organismo a través de la alimentación.
  • Aumentar los niveles de la enzima DAO a través de suplementación.

El objetivo es que no se produzca esa descompensación de histamina y la que se obtenga se metabolice correctamente.

Dieta baja en histamina

Para realizar correctamente una dieta que tiene por objetivo reducir los síntomas del Déficit DAO y la histaminosis, es recomendable siempre ponerse en manos de expertos que nos expliquen tanto el problema como la solución que en este caso pasa por una terapia nutricional.

Así es imprescindible evitar alimentos ricos en histamina y también aquellos que contengan otras moléculas que para su metabolización requieran de la enzima DAO.

La Nutricionista Belén Fontán señala que algunos alimentos ricos en histamina son: «quesos semicurados y curados, alimentos procesados, embutidos y ahumados, col fermentada, aguacate, tomate, pepino, berenjena, bebidas alcohólicas.

Otro alimentos a evitar para el Déficit DAO, son el pescado azul, vinagre, plátano, naranja (y más cítricos) porque contienen otras moléculas que necesitan de enzima DAO.

Además, apunta la experta, también conviene evitar alimentos que liberan histamina endógena como el chocolate, las claras de huevo, determinados aditivos como sulfitos, potenciadores de sabor que encontramos en determinados productos procesados etc.

DAO y Celiaquía

Según explica la Nutricionista Adriana Duelo en su web, «el déficit DAO parecer ser más prevalente en población con enfermedades inflamatorias intetinales».

Así, la experta señala que en un estudio italiano se ha mostrado déficits de DAO en colitis ulcerosa y en enfermedad de Crohn. También indica que en personas con colon irritable o con celiaquía esta enzima normalmente presenta niveles más bajos «son pacientes que tienen aumentada la permeabilidad de la mucosa intestinal y a la vez reducida la DAO». Y es que la enzima DAO (Diamino Oxidasa), indica la especialista, «se encuentra mayoritariamente en el intestino del ser humano y si se reduce parte de la mucosa disminuye respectivamente parte de la zona de producción de la enzima».

En el caso de la enfermedad celiaca sabemos que la relación entre celiaquía e intolerancia a la lactosa se debe a esta misma causa. Con las vellosidades intestinales dañadas por la ingesta del gluten, el organismo puede producir menos cantidad de la enzima que metaboliza la lactosa, llamada lactasa. Así es bastante habitual que cuando un celiaco es diagnosticado tenga también un déficit de lactasa y por tanto una intolerancia a la lactosa.

Pasado un tiempo con el tratamiento de la celiaquía, la dieta sin gluten estricta, es posible que el organismo vuelva a fabricar la cantidad suficiente de lactasa para metabolizar correctamente la lactosa. En otras ocasiones la intolerancia a la lactosa no remite porque su origen es genético y no está asociada a la celiaquía.