Según la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad entre un 1% y un 3% de la población mundial sufre alguna alergia alimentaria. En nuestro país, las alergias a los alimentos han sufrido un importante incremento pasando de un 3,6% de la población a un 7,4% en poco más de una década.

Las alergias alimentarias son una reacción anormal de nuestro organismo ante un alimento. Las alergias alimentarias varían con la edad y en función de ésta es más habitual desarrollar alergias a unos u otros alimentos o aditivos alimentarios. Por ejemplo, en la infancia es frecuente encontrar alergia a alimentos como el huevo, el pescado o la leche. A medida que pasan los años son otros alimentos los que nos suelen producir alergias: legumbres, marisco, frutos secos, frutas, etc.

Las alergias en niños son más frecuentes que en la edad adulta ya que el aparato digestivo de los pequeños tiene más capacidad que el de un adulto, por lo que el alérgeno llega al organismo en mayores cantidades. Además el sistema inmunitario de los pequeños todavía está inmaduro por lo que es más fácil que desarrollen una alergia alimentaria.

Síntomas de la alergia alimentaria

Los síntomas habituales de una alergia alimentaria varían e incluyen náuseas, dolor de estómago, diarrea, picor en labios y lengua, erupción cutánea, bajada de la presión, mareo e incluso el temido shock anafiláctico. La reacción no sólo se produce por ingerir el alimento, sino que también se puede producir por contacto con él o incluso, en casos extremos, por respirar el aire que contiene restos de ese alimento.

Las alergias alimentarias son un problema creciente en las consultas pediátricas. Los expertos ofrecen una serie de consejos ante la sospecha de que un pequeño pueda ser alérgico, como es la realización de un test de alergia, especialmente si hay antecedentes familiares, introducir poco a poco los alimentos a los pequeños, leer atentamente el etiquetado de los productos, avisar en los restaurantes de aquellos alimentos a los que se tiene alergia, llevar una identificación con los alérgenos que nos causan reacción y en casos extremos suelen recomendar consultar con el médico la opción de llevar encima una inyección de epinefrina, sobre todo si el paciente presenta una alergia grave o riesgo de anafilaxia.

Algunos celiacos también pueden presentar alergia al gluten.

 


 

Fuente: Knowi

¡No te vayas con las manos vacías!

Llévate GRATIS mi guía con TODOS los PRODUCTOS SIN GLUTEN