4-Patatas prefritas congeladas

Otro claro ejemplo de que es mucho mejor recurrir a lo natural. Y es cierto que hay pocas cosas más cómodas y prácticas que comprarse una bolsa de patatas prefritas y meterlas en la freidora mientras te pones cómodo para comer en cinco minutos, peero, éstas patatas también pueden llevar gluten. Y es que en el proceso de fabricación puede haber contaminación por contacto con otros productos congelados como pescados rebozados, por ejemplo. Así que mucho mejor fijarnos bien en el etiquetado y buscar el “sin gluten”. Cada vez hay más opciones, así que no es un problema. Pero volvemos a lo de siempre, la dieta del celiaco, cuanto más natural, mejor.

 

ANTERIOR SIGUIENTE

[mc4wp_form]