Hace unos meses leíamos que el Instituto de Agricultura Sostenible (IAS) de Andalucía había conseguido crear una tipo de trigo transgénico apto para los celiacos. Hoy la noticia es que parece ser que la patente del trigo transgénico creado en España acabará en el extranjero.

El trigo es el cereal más habitual en la dieta occidental, y también el que causa una de las intolerancias alimentarias más extendidas: la celiaquía (también la sensibilidad al gluten). Por eso las personas que padecen estos problemas deben eliminarlo para siempre de sus dietas. Los productos para celiacos y sensibles al gluten se elaboran a base de otras harinas como el teff, el maíz, el sorgo, el arroz, la patata y un largo etc, pero el precio medio de los productos sin gluten puede hasta triplicar el precio del mismo producto en su versión con gluten.

Por eso la noticia que saltó hace unos meses a los medios podía suponer un gran avance: el IAS presentaba una variedad de trigo que tras ser manipulada genéticamente se convertía en apta para celiacos ya que se suprimía de su composición las gliadinas, los elementos que provocan la reacción en los celiacos.

panSegún explica a El Confidencial Francisco Barro, uno de los responsables de la investigación, “las gliadinas son un grupo grande de proteínas. Se encuentran unas 60 variantes en el trigo que se utiliza para la harina y unas 40 en el trigo de la pasta, codificadas por tres familias de genes distintas”. Lo que hizo el equipo de Barro fue eliminar “los ARN que actúan de mensajero entre el ADN y las proteínas, antes de que estas se formen”, cuenta. Como resultado, las gliadinas no llegan a sintetizarse en el trigo y, por tanto, no causan daños a los celíacos cuando estos lo ingieren.

El trigo transgénico de Barro y su equipo, es por tanto un trigo al que no le han añadido genes de otro organismo, sino que se eliminan aquellos que producen las gliadinas, por lo que dejarían de causar daño al celiaco.

En busca de comprador

Tras haber probado el trigo transgénico en ratas, el proyecto está ahora en ensayo clínico en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, para analizar sus efectos en seres humanos.

En cuanto a la patente el trigo, según cuenta Barro en El Confidencial, “no parece que vaya a quedarse en España, ninguna empresa se ha interesado por ella”. El Centro Superior de Investigaciones Científicas, al que pertenece el IAS, es el encargado de negociar la venta de la patente y parece ser que negocia con empresas americanas “porque es donde están las grandes empresas y porque la legislación pone menos trabas”.

El debate sobre los alimentos transgénicos, las prohibiciones de algunos países, etc… complican en este caso que el cultivo de trigo transgénico se produzca en nuestro país. “Se trata de una cuestión de comunicación. Es fácil explicar por qué este trabajo es beneficioso para la mayoría. Quizá al mencionar la palabra transgénico hay quien se asusta, pero cuando explicamos que el resultado es anular lo que afecta a los celíacos, la gente es mucho más receptiva, porque todo el mundo conoce a alquien que lo es”.


Fuente: El Confidencial