Entre un 30 y un 40% de la población posee los genes que predisponen al desarrollo de la celiaquía. Sin embargo sólo entre el 1 y el 2% de las personas predispuestas genéticamente acaban desarrollando la enfermedad. En la actualidad diversos investigadores trabajan en diferentes líneas para intentar llegar a alguna conclusión.

Los genes DQ8 y DQ2, ambos del sistema HLA, son los genes más comunes relacionados con la celiaquía y se sabe que entre un 30 y un 40% de la población mundial los presenta. Sin embargo la incidencia de la celiaquía es mucho  menor (entre el 1 y el 2%) , por lo que los profesionales de la salud e investigadores se preguntan desde hace años qué es lo que hace que personas predispuestas genéticamente desarrollen celiaquía, y otras con la misma predisposición genética, no lo hagan. Conocer los factores desencadenantes de celiaquía en personas con predisposición resulta fundamental para poder realizar un diagnóstico precoz y de esta manera poder evitar daños mayores en el intestino y el desarrollo de otras enfermedades asociadas.

“La enfermedad celiaca es cuatro veces más común en la actualidad que hace cincuenta años”

La revista Sin Gluten, que edita la Asociación de Celiacos y Sensibles al Gluten de Madrid, señala en uno de sus reportajes, que los “científicos han observado en los últimos 20 años cómo la proteína del pan afecta a cada vez más personas”. De hecho la enfermedad celiaca “es cuatro veces más común ahora que hace cincuenta años”, según se recoge en el estudio Increased Prevalence and Mortality in Undiagnosed Celiac Disease. 

Genes celiaquía

Los principales estudios sobre los factores que pueden desencadenar el desarrollo de celiaquía se han basado principalmente en una línea de investigación: la edad a la que se introduce el gluten. Ha habido trabajos que han estudiado niños a los que se les introducía el gluten pasado el año de edad, otros estudios han introducido el gluten a edad más temprana y en cantidades muy pequeñas, etc. Sin embargo, hasta el momento no existe ninguna conclusión al respecto que señale de qué manera se debe introducir el gluten para evitar desarrollar celiaquía.

Cambios en la dieta

Los estudios apuntan, según Sin Gluten, que el “consumo de trigo per cápita no ha aumentado” y cobran peso las teorías que señalan hacia el abuso de las cesáreas (que impiden que el bebé nazca con las bacterias necesarias ), el abuso de antibióticos o de los hábitos de higiene personal, aunque de momento sigue sin haber conclusiones.

Otros investigadores hablan del cambio en el propio gluten y de la elaboración de los productos con gluten. De hecho hay varios estudios que reflejan que los panes, tal y como se elaboraban hace años, no provocaban respuestas tan agresivas en el sistema inmune como las que provocan hoy. En esta línea, el doctor Alessio Fasano, director del Center for Celiac Research y jefe de la división de gastroenterología y nutrición pediátrica en el Massachusetts General Hospital for Children de Boston (EE.UU), señala que uno de los factores que podría estar relacionado con el aumento de casos de celiacos es una “dieta cada vez menos fresca y cada vez más procesada y preparada”. El experto señala que “hemos cambiado muy rápido de hábitos alimenticios, y nuestros genes no han tenido suficiente tiempo para adaptarse”. 

Además, parece ser, que a medida que nuestro entorno se vuelve cada vez más aséptico, nuestro sistema inmune “se relaja, tiene menos que hacer y reacciona en su contra como distracción”, señalan desde la ACySG.

 


celi peque

 

¿Aún no tienes nuestra app? Descárgate ya Celicidad, la app de Restaurantes Sin Gluten. Sumamos ya más de 1.900 en todo el país.