Qué es la celiaquía, cuáles son sus síntomas, ¿mi hijo puede ser celiaco si yo lo soy?, cómo realizar una dieta sin gluten de forma correcta, sana y equilibrada, cómo evitar la contaminación cruzada, qué me pasará si me salto la dieta a menudo… Necesitamos saberlo todo sobre la celiaquía para poder recuperarnos del daño que ha ocasionado en nuestro organismo. 

En Celicidad queremos ayudarte a entender todas estas cuestiones que requieren de rigor para saber exactamente por qué el gluten nos causa daño  a los celiacos y saber cómo recuperarnos de este daño y cómo llevar una vida sin gluten totalmente segura y saludable.

La celiaquía  es una enfermedad realmente compleja, y sólo saber lo que supone nos permitirá a los celiacos llevar un tratamiento correcto y adecuado de por vida.

¿Qué es la celiaquía?

La celiaquía es una enfermedad crónica, sistémica y autoinmune causada por una intolerancia permanente al gluten en individuos predispuestos genéticamente.

Es la definición más actualizada de celiaquía, pero, ¿qué supone todo esto? Vamos a ir por partes para descubrir qué significa esta definición.

-La celiaquía es crónica: es una enfermedad que no tiene cura. Una vez que te diagnostican correctamente es imposible curarse, es una enfermedad para toda la vida (como muchas otras).

-La celiaquía es una enfermedad sistémica: en contra de lo que muchas personas siguen creyendo a día de hoy, la celiaquía no es sólo una enfermedad digestiva, sino que es sistémica, es decir, que puede afectar a todo el organismo, a todos los sistemas y aparatos. Pero esto no significa que los celiacos tengamos todo nuestro organismo afectado, sino que la celiaquía puede afectar a nuestros huesos, al aparato digestivo, al aparato reproductivo, a nuestra piel…etc. Puede atacar a varios aparatos a la vez o hacerlo sólo a uno de ellos.

-La celiaquía es una enfermedad autoinmune: es decir, es algo que ocasiona nuestro propio organismo. El sistema inmunitario de un celiaco no funciona correctamente y ésto hace que cuando un celiaco ingiere gluten, el sistema inmunitario, encargado de defendernos ante bacterias, virus y demás antígenos, se defienda también del gluten confundiendo esta proteína con una sustancia dañina, cuando se trata de una proteína vegetal inocua. Nuestro sistema inmunitario se defiende dañando las vellosidades intestinales y eso provoca distintos síntomas

-Individuos predispuestos genéticamente: la celiaquía requiere de predisposición genética. Una de las pruebas fundamentales para diagnosticar a un celiaco es la prueba genética. Si el resultado es compatible con celiaquía, significa que el individuo está genéticamente predispuesto y puede llegar a desarrollar celiaquía algún día. Si el resultado es negativo significa que en un 99% el individuo no puede ser celiaco ni ahora ni en el futuro.

Para diagnosticar celiaquía, además de la prueba genética son necesarias otras pruebas: una serología para comprobar si los anticuerpos se elevan en sangre, una biopsia, la respuesta ante la dieta sin gluten y por supuesto, una sintomatología compatible con celiaquía.

Toda esta información, mucho más extensa y dividida en capítulos, la recoge la guía 0 Gluten, en la que además de explicar qué es la celiaquía, cuáles son sus síntomas en las distintas etapas de la vida, hablamos del único tratamiento eficaz para la celiaquía: la dieta sin gluten.

Y es que es el gluten el causante de todos esos síntomas y reacciones, y el único tratamiento a día de hoy para la celiaquía es una dieta libre de esta proteína vegetal que encontramos principalmente en cereales como el trigo, el centeno, la cebada, sus derivados y la avena (aunque ésta la podemos encontrar sin gluten siempre y cuando esté certificada como tal).

Por lo tanto hacer una dieta sin gluten supone eliminar todos los alimentos y productos que lleven como ingrediente estos cereales, o contengan trazas por contaminación cruzada. Y es que para llevar una dieta sin gluten al 100% es necesario saber qué alimentos y qué productos pueden llevar gluten, cuáles lo llevan siempre, qué productos son siempre sin gluten, cuáles pueden contener trazas, etc.

Aprender a leer el etiquetado para hacer una compra segura y por supuesto aprender a evitar la contaminación cruzada en la cocina, es lo más importante tras el diagnóstico para poder empezar a recuperarnos del daño causado por el gluten en nuestro organismo. Y precisamente la guía 0 gluten y la guía Aprender a cocinar sin gluten, nos dan las claves para que podamos empezar cuánto antes un tratamiento que nos llevará a la recuperación total.

Y es importante realizar la dieta correctamente porque si no es así la celiaquía puede dar lugar a una recaída de los síntomas de la celiaquía, incluso a la aparición de otras enfermedades asociadas a la celiaquía que pueden llegar a ser graves y complicar la calidad de vida del celiaco.

Evitar la contaminación cruzada supone que el gluten no puede entrar en contacto, ni mínimamente, con una preparación sin gluten. Por eso no sólo hay que saber leer etiquetas y saber qué productos podemos consumir los celiacos, sino también necesitamos aprender a cocinar, a organizar una parte de la cocina en la que no hay gluten, a utilizar unos utensilios determinados, a no compartir horno cuando hay alimentos con gluten en él..y un largo etc.

Y cuando hablamos de dieta sin gluten, tenemos que tener en cuenta también otros productos de consumo ocasional o en ocasiones, duradero, que pueden tener gluten como son los medicamentos. En 0 Gluten encontramos toda esta información para poder llevar una vida 100% sin gluten, olvidar los miedos y recuperarnos totalmente para poder llevar una vida sana, plena y feliz.

¡¡QUIERO SABER TODO LO QUE TENGO QUE SABER SOBRE LA ENFERMEDAD CELIACA!!

0 Gluten by Celicidad