Un estudio llevado a cabo por el Grupo en Nutrición y Ciencias de la Alimentación de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo, con la colaboración de la Asociación de Celiacos y Sensibles al Gluten de Madrid y la financiación de la Fundación Mapfre, ha detectado una ingesta insuficiente de vitamina D en niños y adolescentes celiacos.

El estudio titulado “¿Cómo es el estado nutricional de niños y adolescentes con enfermedad celiaca?  fue presentado esta semana en el Aula Inidress, en Madrid. Para realizar el trabajo, se ha evaluado el estado nutricional de un grupo de población infantil y juvenil, -de entre 4 y 18 años de edad- con enfermedad celiaca, comparado con un grupo control de las mismas características residentes en la Comunidad de Madrid pero sin enfermedad celiaca. El resultado fue claro, el grupo de pacientes con celiaquía presentaba niveles menores de vitamina D.

En este sentido, los investigadores han destacado la necesidad de seguir trabajando sobre el estado nutricional, especialmente en vitamina D, y la importancia de completar, mejorar y dar visibilidad a la composición nutricional completa de los productos específicamente diseñados para el colectivo celiaco.

Aunque los resultados de la investigación han revelado que en ambos grupos, celiacos y no celiacos, existe un “alto riesgo” de ingesta insuficiente de vitamina D, éste es más acusado en el primero. Y es que, la vitamina D es de “gran importancia” en el crecimiento, maduración y mantenimiento del sistema óseo, incluso el déficit de esta vitamina podría relacionarse con los cuadros de autoinmunidad.

Niveles bajos de otros nutrientes

Además, las ingestas medias en los niños y jóvenes celiacos de otros nutrientes como el calcio, ácido fólico, hierro, magnesio, vitamina E y vitamina D están por debajo del 80 por ciento de las recomendaciones nutricionales.


piramide nutricional sin gluten

Actualmente, este Grupo de Investigación en Nutrición y Ciencias de la Alimentación de la Universidad está iniciando un nuevo estudio ‘VENCELIAC: Valoración del estado nutricional de población adulta con enfermedad Celiaca’, para el que trabajará con una muestra representativa de adultos de entre 18 a 59 años, con enfermedad celiaca diagnosticada desde hace más de un año.

Todos ellos, medirán nuevamente su composición corporal, parámetros sanguíneos, densidad ósea, nivel de actividad física, así como composición de la microbiota intestinal. Además, la Asociación de Celiacos y Sensibles al Gluten de Madrid colaborará nuevamente en el reclutamiento de pacientes y controles para este estudio, como parte de su firme compromiso con la investigación y con la mejora en la calidad de vida de los pacientes que deben seguir una dieta sin gluten.

¿Cómo incrementar los niveles de vitamina D?

La vitamina D es una vitamina muy importante especialmente en ciertos momentos de la vida. Se trata de una vitamina soluble en grasa que ayuda al cuerpo, entre otras cosas, a absorber el calcio. Éste mineral, junto con el fósforo, es fundamental para la formación normal de los huesos, por lo que en épocas de crecimiento es muy importante que el organismo tenga unos niveles normales de calcio, fósforo y vitamina D. También en los adultos es importante, ya que una falta de vitamina D puede provocar problemas como la osteoporosis, una patología que también guarda relación con la celiaquía. 

La vitamina D la obtenemos de manera natural a través del sol y de la alimentación. La exposición directa al sol hace que nuestro cuerpo produzca vitamina D, exposición evidentemente responsable y controlada. Se recomienda hacerlo en periodos cortos, de entre 10 y 15 minutos y en los momentos del día en los que el sol es menos peligroso, es decir, a primera hora de la mañana y al atardecer.

A través de la alimentación también podemos conseguir vitamina D, aunque es más eficaz la exposición solar. Algunos alimentos como las sardinas, el atún, los huevos, el salmón, la caballa, el queso o los champiñones son fuentes ricas en vitamina D.

En el caso de que los niveles de vitamina D sean deficitarios, tendremos que recurrir a suplementos, pero siempre bajo prescripción médica.

Dieta Sin Gluten: alimentos para corregir deficiencias

Además de la vitamina D, los celiacos solemos presentar déficits de otros nutrientes como el calcio, el hierro y el ácido fólico. Normalmente estos déficits se producen antes del diagnóstico y son causados por los problemas de malabsorción del intestino dañado por el gluten. Sin embargo es importante tenerlo en cuenta especialmente tras el diagnóstico y en el período de recuperación. Una de las consecuencias de estos déficits es la anemia ferropénica, uno de los síntomas extradigestivos más habituales de la celiaquía. 

Siempre es recomendable acudir a un especialista en nutrición para que la dieta sin gluten, además de sin gluten sea sana, equilibrada y variada y nos ayude a corregir posibles deficiencias nutricionales. 

Las claves de la dieta sin gluten

La dieta sin gluten ha de ser una dieta basada en productos que de manera natural no llevan gluten: carnes, pescados, frutas, verduras, leche, huevos, legumbres, etc.

No es recomendable abusar de productos elaborados específicamente sin gluten, ya que estos contienen pequeñas cantidades que a la larga pueden ser perjudiciales. No quiere decir esto que los productos elaborados y etiquetados sin gluten, sean peligrosos, sólo que no podemos basar nuestra alimentación diaria en ellos. En la guía 0 gluten de Celicidad, se recoge todo lo necesario para entender qué es la celiaquía y cómo realizar una correcta y segura dieta sin gluten. Además, con la guía Aprender a Cocinar Sin Gluten, descubriréis todo lo necesario para eliminar el riesgo de contaminación cruzada en casa.

Para realizar una dieta sin gluten de forma correcta es necesario conocer aquellos alimentos prohibidos y aquellos que son aptos, además de saber evitar la contaminación cruzada.  

Fuente: Europa Press