Actualmente es un hecho la existencia de un número importante de enfermedades asociadas a la celiaquía, muchas de ellas de carácter autoinmune. Todo empezó hace años cuando comenzaron a hacerse estudios en poblaciones de pacientes con diversas enfermedades y se llegó a la conclusión que la enfermedad celiaca, en muchas casos de forma silente, era mucho mas frecuente de lo habitual en esos grupos de personas.

 

-La Dermatitis Herpetiforme (DH).  Fue considerada hasta el año 1966 una enfermedad de la piel, sin embargo a día de hoy es quizás la más asociada con la enfermedad celiaca. La DH presenta unas lesiones cutáneas simétricas, y en 1967 se estableció una relación inequívoca entre las lesiones cutáneas y una alteración digestiva causada por el gluten.

-Diabetes tipo I. Se trata de un trastorno autoinmune por el cual nuestro organismo destruye de manera progresiva unas células llamadas beta del páncreas que son las que se encargan de producir insulina. Los expertos apuntan que quizás la relación entre estas enfermedades se pueda deber a una predisposición genética común para ambas, aunque aún no hay consenso.

-Déficit de IgA. Es otra de las enfermedades asociadas a la celiaquía. Se trata del trastorno de inmunodeficiencia más habitual en la población. Las peresonas que lo sufren tienen un nivel bajo de inmunoglobulina A. Como explica el doctor Juan Carlos Vitoria, en una entrevista, “se han descrito familias en las que varios miembros presentan ésta patología aislada o asociada a la enfermedad celíaca, lo que sugiere que un mismo gen conjuntamente con otros factores, puede ser el responsable de ambas enfermedades”.

-Tiroiditis. En concreto la tiroiditis de hashimoto es otra enfermedad autoinmune que hace que nuestro organismo genere unos anticuerpos que atacan a la glándula del tiroides y hace que ésta normalmente deje de producir hormonas. Cada vez son más los expertos y los estudios que confirman una relación de esta enfermedad con la sensibilidad al gluten. Y es que la gliadina, la proteína del gluten es muy similar molecularmente a la de la glándula tiroidea, por lo que a veces el sistema inmunitario puede confundirse y al detectar la gliadina ataca también a la glándula tiroidea. Algunas de las personas con este tipo de hipotiroidismo han conseguido reducir sus síntomas al eliminar el gluten de la dieta.

-Alteraciones ginecológicas: los expertos apuntan que la enfermedad celiaca hace que las mujeres que la padecen presenten variaciones de carácter ginecológico como son alteraciones del desarrollo menstrual, mayor número de abortos, alteraciones en la fertilidad, adelantamiento del periodo climatérico (el que señala el agotamiento ovárico y se manifiesta antes y después de la menopausia), entre otras.  Durante el embarazo, la dieta sin gluten de una celiaca tiene que ser aún más estricta.

-Fibrosis quística: La fibrosis quística (FQ) es una enfermedad genética que afecta principalmente a los pulmones, y en menor medida al páncreas, hígado e intestino, provocando la acumulación de moco espeso y pegajoso en estas zonas. La fibrosis quística es hereditaria y está causada por un gen defectuoso que hace que nuestro organismo produzca un líquido anormalmente espeso y pegajoso, denominado moco, que se acumula tanto en las vías respiratorias de los pulmones como en el páncreas. Comparte con la celiaquía numerosos síntomas y es importante tener en cuenta ambas enfermedades cuando se presentan estos síntomas para tratar de confirmarlas o descartarlas (una o las dos).

Otras enfermedades asociadas a la celiaquía son la anemia autoinmune, vitíligo, intolerancia a la lactosa, APLV, entre otras.


Este texto es meramente informativo, siempre, ante cualquier duda o sospecha, es necesario acudir al especialista.

Primeros Pasos en la celiaquía | Curso Gratuito. Más información aquí

x