Celiaquía y lupus son dos enfermedades relacionadas, que tienen varios puntos en común: ambas son enfermedades autoinmunes, crónicas y por tanto no tienen cura. El lupus es una enfermedad reumática que afecta aproximadamente a 40.000 personas en España y según los últimos estudios los celiacos tenemos un riesgo 3 veces mayor que los no celiacos, de desarrollar lupus.

Celiaquía y lupus guardan cierta relación, tal y como ocurre con otras muchas enfermedades autoinmunes que pueden aparecer más fácilmente en personas con celiaquía, como explica la guía 0 GlutenEl lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad inflamatoria que se da principalmente en mujeres y que puede aparecer en cualquier momento de la vida, dos cualidades que comparten celiaquía y lupus.

celiaquía y lupus

Los problemas en las articulaciones, especialmente en manos, son muy frecuentes.

Aún no se sabe qué es lo que motiva el desarrollo de la enfermedad, pero ésta se caracteriza por una sobreestimulacíon de los linfocitos B, que son los encargados de producir anticuerpos. Así las células del sistema inmune dañan a las células del organismo dando lugar a inflamaciones y daños diversos en los tejidos.

Los síntomas del lupus varían de un paciente a otro. Normalmente presentan hinchazón, dolor articular, y muchos afectados desarrollan artritis. También es común el dolor torácico al respirar, astenia o fatiga, inquietud, pérdida del cabello, aftas bucales, malestar general…

Muchos de estos síntomas, como puede ser la fatiga y el dolor articular los presentan también muchas veces las personas con sensibilidad al gluten no celiaca, y también con celiaquía.

Hace unos meses podíamos leer en la publicación “The Journal of Rheumatology” un estudio que analizaba la relación entre celiaquía y el lupus eritematoso sistémico, y las conclusiones señalan que el riesgo de que un celiaco desarrollo lupus es tres veces superior al de una persona sin celiaquía, aunque el estudio indica que los estudios poblacionales realizados hasta el momento aún son escasos, pero significativos.

Para el estudio, se seleccionó a un total de 29.048 celiacos con grado de atrofia vellositaria Marsh 3, y a 144.352 individuos de la población general sueca. Los resultados señalaron que las personas con celiaquia tienen un riesgo tres veces mayor de desarrollar lupues en comparación con el resto de los individuos sin celiaquía.

Tratamiento para el Lupus

El tratamiento clásico es a base de antinflamatorios no esteroides, inmunosupresores y cremas a base de  corticosteroides para tratar las erupciones de piel, incluso un medicamento antipalúdico (hidroxicloroquina) y tantos fármacos que controlan las diferentes manifestaciones del LES como sea necesario. Hace 3 años se aprobó un fármaco  para el tratamiento de pacientes con LES activo, es el primer fármaco aprobado para el tratamiento de la enfermedad en los últimos 50 años. Es recomendable usar ropa que proteja de la acción solar, gafas y fotoprotector cuando se está expuesto a los efectos del sol.

Toda la información sobre esta enfermedad la podéis encontrar en la web de la Federación Española de Lupus.

Enfermedades asociadas a la celiaquía

La enfermedad celiaca está relacionada con una gran cantidad de enfermedades autoinmunes, desde Hipotiroidismo de Hashimoto, enfermedades autoinmunes hepáticas, Diabetes Tipo I, hasta el Lupus, tal y como recoge la guía 0 Gluten.

celiaquia y lupus

 

Por eso el hecho de tener un diagnóstico certero es una total ventaja, porque además de ofrecernos información sobre lo que ocurre a nuestro organismo, también sirve para que en el caso de que aparezcan otras enfermedades autoinmunes los profesionales de la salud cuenten con cierta ventaja de cara al diagnóstico de las mismas.

 

Fuente: CELICIDAD Y Federación Española de Lupus

Primeros Pasos en la celiaquía | Curso Gratuito. Más información aquí

x