La celiaquía es una enfermedad autoinmune que afecta aproximadamente al 1 por ciento de la población española, pero de la que ha oído hablar el cien por cien, y aproximadamente la misma cifra tiene algún pariente lejano con enfermedad celiaca… Bromas aparte, hay ciertas afirmaciones muy extendidas sobre la celiaquía que son totalmente falsas. Aquí van cinco mentiras sobre la celiaquía, aclaradas.

Las cifras que manejamos desde CELICIDAD señalan que un 84 por ciento de la población española conoce al primo de un amigo que de pequeño era celiaco pero un día fue al médico y se curó. Lo más sorprendente es que ese milagro de la naturaleza ahora se pasa el día comiendo bollos y bocadillos y no le pasa absolutamente nada.

El “Celiestudio” también señala que un 65 por ciento de la población encuestada ha conocido a algún celiaco “muy celiaco que en cuanto se contamina se va corriendo al baño”. Otros tienen más suerte y conocen celiacos “muy poco celiacos, que cuando salen a comer fuera comen de todo porque por un día no pasa nada”.

Ahora en serio, estos comentarios y cifras que nos hemos inventado seguro que os suenan a más de uno. Y es que cuando tienes que explicar constantemente que eres celiaco y lo que ello supone, te encuentras con personas que saben de celiaquía más que los médicos, y es muy difícil explicarles que están completamente equivocados. El problema es que en muchos casos los mitos y las suposiciones falsas sobre la celiaquía están demasiado extendidas. Así que desde CELICIDAD intentaremos aportar nuestro granito de arena para que la sociedad comprenda finalmente cuáles son las bases de la celiaquía.

Mentiras sobre la celiaquía

1- La celiaquía es la alergia al gluten. 

La celiaquía no funciona como una alergia, ni como una simple intolerancia. Es una afección multisistémica, una enfermedad autoinmune desencadenada por el consumo de gluten y prolaminas relacionadas, que aparece en individuos con predisposición genética. Las vellosidades del intestino de una persona celiaca son dañadas cuando ingerimos gluten porque no lo toleramos: tenemos una intolerancia al gluten permanente, no una alergia. Esa intolerancia, como explicamos en la guía 0 Gluten, provoca una reacción en nuestro sistema inmunitario que confunde al gluten con un enemigo y actúa contra él lesionando las vellosidades. Es un mecanismo que nada tiene que ver con una simple intolerancia o con una alergia.

2- Grados de celiaquía.

En celiaquía los únicos grados que existen son los de lesión del intestino, (clasificación Marsh). Ningún celiaco es más celiaco que otro, como explicamos en la guía 0 Gluten. O eres celiaco o no lo eres. Lo que sí es cierto es que unos celiacos experimentan síntomas externos más fuertes que otros, pero TODOS sufrimos lesión en el intestino cuando tomamos  gluten. También es cierto que existen distintos tipos de celiaquía.

3- No pasa nada si te saltas la dieta un día.

Pues sí, sí que pasa, siempre hay consecuencias tras saltarse la dieta sin gluten, como explicamos en la guía 0 Gluten.  Hay celiacos que no tienen síntomas externos, son asintomáticos, pueden comerse un bocadito de empanada con gluten y no van a sentirse mal, en principio. Pero su intestino estará siendo dañado. Hay otros celiacos que en cuanto comen un poquito de gluten comienzan a sentir los síntomas y estos varían, desde mareos, fatiga, cansancio, a diarreas, vómitos… y por supuesto el intestino también dañado. Aunque no veas a un celiaco ponerse “malito” después de tomar gluten, su intestino sí sufre, así que mejor no arriesgarse a comer productos dudosos o en sitios dudosos. Fuera de casa ya no tenéis problema con nuestra app, CELICIDAD, que ya suma más de 2.200 restaurantes con opciones para celiacos en toda España.

4- La dieta sin gluten adelgaza.

Muchos, y cuando decimos muchos, es que son muchos, piensan que los celiacos sólo podemos comer ensaladitas, carnes y pescados a la plancha…y que no podemos probar ni las pizzas, ni los bollos ni el pan. Error! En el mercado a día de hoy hay todo tipo de productos especiales sin gluten, desde panes, hasta bollería, pasando por repostería. Los más saludables, por supuesto, los artesanales. Pero si vives a base de bocadillos de chorizo, pizzas y hamburguesas… por muy sin gluten que sean, vas a engordar sí o sí. Así que el que quiera adelgazar, dieta sana, variada y equilibrada y a hacer deporte. Es más, es algo que explican los expertos, eliminar el gluten de la dieta sin un diagnóstico no produce beneficios a no ser que tengas alguna patología provocada por el gluten.

5- La celiaquía se cura.

Y los gatitos pueden hablar. Nadie que realmente sea celiaco dejará algún día de serlo. Lo que sí puede haber ocurrido es que haya habido un mal diagnóstico y que con el tiempo se rectifique el error. Eso ocurre, pero esa persona no ha sido celiaca jamás. De momento el único tratamiento para la enfermedad es una dieta estricta sin gluten. Ni vacunas contra la celiaquía (al menos de momento), ni pastillas, que no os engañen.